WPT World Padel Tour

¿Se está consiguiendo llevar al Pádel al lugar que se merece?

Lunes, 8:05 de la mañana. Dos compañeros toman café frente al vending de la oficina en la que pasan casi la mitad del día con sus compañeros. Ambos mantienen una
apasionada conversación a la que más tarde se une un tercer compañero que enseguida se une a aportar su experiencia del fin de semana. En lo que dura un café
han creado un grupo de WhatsApp llamado “Compis de Pádel” en el que se espera movilizar cada Domingo, al menos, un cuarteto de compañeros para pasar un par de
horas de diversión y deporte. Poco les costará nutrir de participantes el grupo de gente con ganas de una jornada de deporte Dominical.

Es habitual y necesidad antropológica (cuestión adaptativa) que pensemos que lo que es más repetido, común o es moda en nuestro entorno lo es a nivel general, propiedad
inherente de nuestra sociedad a lo largo del mundo. Cuando nuestro entorno está cada vez más entregado al Pádel (no en vano es el segundo deporte más practicado
por los Españoles, solo por detrás del fútbol), tendemos a universalizar nuestra pasión y a querer profesionalizar y divulgar nuestra excelencia.

Eso al menos debieron pensar en 2013 la AJPP (Asociación de Jugadores Profesionales de Pádel) y la AFEP (Asociación Femenina Española de Pádel) cuando decidieron crear
el World Padel Tour (WPT). En ese año decidieron impulsar un renovado formato que sustituiría al exitoso y creciente Pádel Pro Tour. Éste último consiguió grandes hazañas
como son crear los estándares de calidad y normativa necesarios para llevar a cabo los torneos, internacionalizar el Pádel jugando en España y en Argentina y conseguir un
gran sponsor como es Bwin que mutó el nombre a Bwin Padel Pro Tour.

Los gestores del World Padel Tour se pusieron como meta llevar más lejos la pasión por el Pádel y contar con más sedes internacionales donde celebrar los torneos. Ya en
su primer año de existencia, en 2013, consiguieron contar con Portugal sumándose a los ya veteranos España y Argentina, contando con el “Lisboa Internacional Open”. En
2014 se adhirió Emiratos Árabes Unidos con el “Dubai Open”. En 2015 se unió Mónaco con el “Montecarlo Master”.

Todo parecía seguir una férrea y sopesada hoja de ruta creada para emular el ATP del Tenis y crear un verdadero Tour Internacional. Hasta que en la edición de 2016 se
cayeron de la lista de sedes los Emiratos Árabes y una de las veteranas: Portugal. A la caída de apoyo internacional habría que sumar que, desde sus inicios, los jugadores
profesionales que copan los primeros puestos del ránking del Tour eran originarios de tan solo 3 países: España, Argentina y Brasil (Que curiosamente nunca había
organizado un Master de pádel).

En 2017 se relanza con fuerza la 5ª edición del Tour Mundial, sumando un récord de Sedes participantes contando con España, Argentina, Portugal, Andorra,
Suecia, Francia, Reino Unido, Bélgica y la influyente Estados Unidos. Además, 2017 es el año en el que se consiguen cerrar más contratos de patrocinio con grandes
empresas. La organización es un éxito y la profesionalidad no deja de ir al alza. Solo por un problema endémico: Los partidos los siguen protagonizando jugadores de España,
Argentina y Brasil únicamente. De hecho, en la categoría femenina tan solo se pueden encontrar jugadoras españolas. Aún con el problema de la falta de diversidad en el
origen de los profesionales, parecía que esta edición estaba llamada a ser la primera de una nueva era en la que se había conseguido la complicidad de la comunidad
internacional.

Pero ha llegado 2018 y lo sucedido ha sido para los medios especializados un varapalo para la estrategia de universalizar el Pádel. A parte de haber perdido como
organizadores a Francia, Reino Unido, Bélgica y Estados Unidos también se dejaron de cerrar bastantes contratos con importantes patrocinadores (Burger King, Herbalife). Esto sumado a que el protagonismo profesional sigue siendo Argentino, Brasileño y Español hacen que el proyecto WPT esté atravesando un momento
delicado aunque promete seguir dando espectáculo hasta 2023.

Por otra parte, dejando de lado el WPT, en Noviembre supimos que debido al desastre organizativo en el Mundial de Pádel celebrado en Paraguay, los jugadores de la final
masculina del equipo español y argentino decidieron boicotear la organización y no participar. Tras haber tenido que sufrir condiciones pésimas en las pistas por las lluvias
y por las condiciones generales de las instalaciones, la organización decidió cambiar la sede de la final sin contar con los profesionales, a lo que éstos respondieron
negándose a disputar la final.

En definitiva, nos encontramos ante un apasionante deporte que está abriendo sus alas al mundo y que merece una organización a la altura. Parece que los esfuerzos de
las organizaciones están siendo muchos y muy variados pero no termina de arraigar en países que infundirían un peso organizativo, estructural y profesional a este deporte
como son Francia y Estados Unidos. Tal vez deberían replantearse las estrategias de entrada a un público que, sin duda, podría disfrutar tanto como nosotros del mundo
del pádel pero que por condiciones meteorológicas, horas de luz o por falta de instalaciones habilitadas no terminan de cogerle afición a uno de los deportes outdoor
favoritos en nuestro País.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =