Cómo elegir bien la talla de bicicleta para niños

Los niños adoran las bicicletas y los que ya somos mayorcitos todavía recordamos la ilusión de recibir nuestra primera bici como regalo. Sin duda, esa bici roja con la que podíamos ir a todas partes, escapar de los enemigos, ir hasta el límite del que estaba prohibido pasar, incluso aquella con las que nos caímos tantas veces, fue uno de los mejores regalos que nos han hecho en la vida.

Con el deseo de ayudar a esos héroes que regalan bicis a los más pequeños -padres, tíos, abuelos y amigos-, desde Meollo os ofrecemos una completa guía para elegir la talla adecuada y el mejor tipo de bicicleta para niños.

soporte y colgador de bicicleta

Soporte de pared para bicicletas marca Meollo

Los niños crecen y las bicicletas los deben acompañar

Uno de los beneficios fundamentales que ofrece la bicicleta a los niños es más que evidente. Les permite hacer deporte, estar en forma, mantener un peso adecuado, disfrutar del aire libre, ganar independencia, divertirse y crecer fuertes. Pero ahí está la cosa “crecer” implica que nuestros pequeños no se quedan para siempre del mismo tamaño. En condiciones normales un niño puede comenzar a montar en bicicleta a partir de los tres años de edad lo que implica que, si no somos unos padres horribles, deberemos regalarles más de una bici en su infancia a medida que crezcan.

¿Por qué es importante elegir bien la talla de la bici?

Antes de ponernos a buscar una bicicleta para un niño pequeño imaginamos que la cosa debe ser bastante fácil: una pequeña para un pequeñajo. Pero cuando iniciamos la búsqueda de la bicicleta perfecta para un niño descubrimos una infinidad de modelos y variantes en el mercado que, al menos nos deja confusos. En nuestra época no había tanta diversidad, marcas, materiales y formas. Es por ello, que en Meollo vamos a echaros una mano con este infinito universo.

Bicicleta soporte detalles

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

Primer rasgo a tener en cuenta a la hora de elegir una bici

Al seleccionar una bicicleta para una persona joven o un niño pequeño, lo más importante es que el niño se vea y se sienta cómodo con la bicicleta, y que piense que la bicicleta es genial. Evidentemente la apariencia importa y es bastante importante, aunque parezca una broma elegir el color favorito del niño. Recordemos que la primera bici va a estar en su memoria para siempre y va a ser su compañera durante unas horas. ¡Qué menos que sea de un color increíble!

Como decíamos antes, nunca en la historia ha habido tantas opciones de tipos y calidades de bicicletas para niños. Desde los tres años, hasta la adolescencia prácticamente hay una bici para cada edad, terreno y necesidad del niño.

Elegir bien el tamaño de la bici para un niño: edad

El tamaño es el segundo rasgo clave para acertar con la bicicleta. Si compramos una demasiado pequeña, el niño se puede sentir raro sentado en ella o muy incómodo. De hecho, si tiene una postura muy forzada puede sentir vergüenza de sacarla a la calle y jamás se vinculará a ella perdiendo una de las experiencias más bonitas de la infancia. Por el contrario, si compramos una bicicleta que sea demasiado grande le será muy difícil de manejar y controlar. Ello hará que pierda confianza en sí mismo al serle mucho más difícil mantener el equilibrio y progresar en el aprendizaje. ¡La primera bici es importantísima!

TAMAÑO DE LA LLANTAEDADENTREPIERNATALLA DE ROPAALTURA
30 cm 2- 3 años38 - 43 cm3T91 cm - 97 cm
35 cm3 - 4 años40 - 50 cm3T - 4T97 cm - 1.05 m
40 cm (*Primera bicicleta)4 - 5 años45 - 55 cm4T - 5T1 m - 1, 09 m
40 cm (*Segunda bicicleta)4 - 5 años43 - 50 cm4T - 5T1 m - 1, 14 m
50 cm5 - 8 años48 - 63 cm6 - 81, 11 m - 1, 37 m
60 cm8 - 11 años58 - 66 cm10 - 121, 30 m - 1, 50 m
66 cm+ 11 años+ 63+ 12+ 1,50 m

Tamaño de la llanta

Las bicicletas para niños se clasifican por el tamaño la llanta, es decir, por el diámetro aproximado de la rueda. La mayoría de las marcas fabrican modelos con neumáticos de 30cm, 40cm,  50 cm y 60 cm mientras que las marcas más pequeñas y algunas compañías grandes venden bicicletas genéricas para niños que suelen tener un tamaño de llanta estándar que suele ser de unos 35 cm. La mayoría de las bicicletas de equilibrio vienen con neumáticos de 30cm, por lo que cuando los niños están listos para la transición a una bicicleta de pedales, generalmente están listos para una bicicleta de 40 ó 50 cm en lugar de una de 30cm. Por regla general, los modelos más pequeños son sólo de equilibrio y no incluyen pedales.

Soporte bicicleta 5

Soporte de pared para bicicletas marca Meollo

Elegir bien el tamaño de la bici para un niño: altura

Sin embargo, no basta con saber el tamaño de la llanta porque la elección de la bicicleta adecuada para un niño no depende exclusivamente de este factor porque edades muy diferentes pueden montar el mismo tamaño de bici. La altura del niño también es muy importante para elegir correctamente la mejor bicicleta tal y como podéis ver en nuestra tabla.

Elegir bien el tamaño de bici para un niño: altura del sillín

El diámetro de las llantas es sin duda el indicador más común a la hora de elegir una bicicleta para niños pero hay otro factor muy importante en el que no solemos fijarnos porque damos por hecho que es regulable: la altura del sillín. Casi todos los sillines, efectivamente, pueden subirse y bajarse dentro de un rango, pero es muy importante saber cuál es su altura mínima para saber cómo se adaptará la bicicleta al niño o niña que la va a usar.

Debido a los diferentes modelos y diseños de los cuadros, bicicletas con ruedas del mismo tamaño se pueden adaptar de formas muy diferentes. Es importante tener bien cogida la altura del pequeño hasta la entrepierna para que no tenga que forzar en exceso ni le quede pequeña flexionándola demasiado las rodillas. Le parecerá raro, pero es mejor medir en casa este punto. Lamentablemente la mayoría de fabricantes de bicicletas para niños no especifican nunca la altura máxima y mínima que puede alcanzar su sillín, así que si tenéis dudas es mejor ir a una tienda física para una elección tan delicada como esta.

Soporte bicicleta

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

La primera bicicleta a pedales

La primera bicicleta a pedales debe adaptarse y cumplir un conjunto de requisitos muy diferentes a sus bicicletas anteriores. Todos los niños que están aprendiendo a montar en bici sin ruedines deben, en primer lugar, poder detener la bicicleta con sus pies. Es decir, deben poder frenar cómodamente con las suelas de los zapatos. Si sólo llegan al suelo de puntillas entonces se sentirán menos seguros y les costará más progresar y, lo que es peor, la bicicleta será menos segura y pueden tener más accidentes porque no la podrán controlar bien.

La medida clave es la siguiente: la suela del niño con la pierna estirada debe coincidir con la altura mínima del asiento de la bicicleta de modo que los dos pies puedan tocar el suelo con facilidad. Por eso os decíamos antes que era muy importante medir en casa la altura hasta la entrepierna.

Cuando los niños dominen ya el uso del freno de mano, es decir, cuando ya no usen constantemente los pies para frenar – cosa común en la etapa de aprendizaje- entonces podrán llevar con seguridad bicicletas más altas y podrán montar en aquellas en las que sólo llegan al suelo con la punta de los pies porque ya frenan con confianza con la mano. Al parar se balancearán sin miedo hacia un lado y dejarán el peso sólo sobre una pierna.

Elegir bien el tamaño de bici para un niño: la altura del manillar

A la hora de comprar una bicicleta infantil no sólo es importante la altura del sillín sino también la altura del manillar. El niño debe poder permanecer de pie sobre la bicicleta y coger el manillar con las manos editadas. Este espacio debe ser preservado ya que es muy importante porque ayuda a prevenir lesiones si el niño se desliza hacia delante durante una caída.

Elegir bien el tamaño de bici para un niño: el peso

La mayoría de bicicletas para adultos representan en torno al 20% del peso total de la persona, mientras que en el caso de los niños las bicicletas son mucho más pesadas, llegando a representar hasta el 50%. Idealmente, el peso de la bici no debería superar el 40% del peso del niño. Aunque los fabricantes tampoco suelen especificar los pesos de sus bicicletas, desde Meollo os recomendamos elegir siempre la más ligera porque son las más seguras en caídas y lesiones.

El peso, sin embargo, nunca debe considerarse de forma aislada. Muchas bicicletas baratas de tiendas grandes tienen un peso similar al de las bicicletas de gama alta, pero pesan menos debido a cuadros demasiado pequeños y la falta de frenos de mano. Disminuir el peso en la bicicleta de un niño es una prioridad para las bicicletas bien diseñadas y una tarea difícil y costosa a la hora de fabricarlas, por lo que las compañías de bicicletas para niños de alto nivel muestran con orgullo el peso de sus bicicletas, mientras que la mayoría de las principales compañías de bicicletas se abstienen de publicarlas. Así que aquí tenéis un buen truco y una buena pista de la calidad de una bicicleta infantil.

Elegir bien el tamaño de la bici para un niño: geometría o forma del cuadro

La posición del cuerpo de un niño en la bicicleta juega un papel importante . Al igual que los automóviles, las bicicletas con un alto centro de gravedad y una corta distancia entre sus ruedas perderán el equilibrio y se inclinarán más fácilmente. Cuando se diseñan correctamente, las bicicletas con una mayor distancia entre ruedas proporcionan más estabilidad y control para el ciclista.

Para los ciclistas principiantes, las bicicletas con un centro de gravedad general más bajo tienden a ser más fáciles para que los niños se mantengan en equilibrio sobre todo en velocidades lentas, es decir, en las primeras pedaladas. Estas bicicletas generalmente tienen alturas mínimas de asiento más bajas y cuadros más largos (mayor distancia entre ruedas) que otras bicicletas con el mismo tamaño de llanta.

Elegir bien el tamaño de la bici para un niño: la forma del manillar

Una bicicleta con un espacio más reducido para las rodillas y los codos es más incómoda y puede hacer que los niños principiantes se golpeen con el manillar al girar. La forma misma del manillar afecta al espacio disponible para los giros y para maniobrar la bicicleta. Los manillares que barren hacia atrás limitan bastante el espacio y no son recomendables para los niños que aprenden. Os recomendamos manillares rectos que dejen suficiente espacio central.

Hemos de evitar también los manillares demasiado bajos que obligan a los niños a agacharse, ello aumenta el cansancio y puede provocar lesiones en el cuello y los hombros. A la hora de aprender, es mejor una posición vertical y natural. Nuestros pequeños no van a bajar un puerto de montaña a toda velocidad, sino que, de momento, van a aprender a montar en bici.

 

 

Soporte bicicleta en entorno

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

Otros elementos importantes a la hora de elegir bici para un niño: los frenos

Otro facto importante a la hora de elegir una bici infantil son los frenos. Lo primero es que TENGA frenos ya que muchas no los incorporan y ni siquiera nos fijamos. Al llegar a casa observamos que hemos comprado algo que no es en realidad una bicicleta. Las bicis de calidad incorporan casi siempre frenos de mano suaves y manejables. Os aconsejamos que los probéis, si están como una piedra y no los podéis apretar correctamente imaginad un niño pequeño.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 6 =