Consejos para elegir la mejor bicicleta plegable

¿Eres un ciclista urbanita? ¿Has decidido introducir en tu vida el deporte y la salud y te dispones a comprar tu primera bicicleta plegable? Si vas a empezar a pedalear en formato compacto, desde Meollo te vamos a ayudar a elegir el mejor modelo de bicicleta plegable para tus necesidades.

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

¿Qué es una bicicleta plegable?

Seguro que alguna vez te has quedado mirando en el metro o en el bus a alguna persona que parecía llevar a cuestas una pequeña bicicleta doblada como una servilleta. Efectivamente, el primer rasgo que caracteriza a este tipo de bicicletas es la posibilidad de reducir considerablemente su tamaño debido a diversos sistemas que varían según el modelo y el tamaño. Las ventajas de las bicicletas plegables aparecen a primera vista para aquellos que viven en las ciudades. Casi todos los ayuntamientos permiten llevarlas dentro del transporte público y además son perfectas para los apartamentos y los pisos más pequeños como suelen ser habituales entre los urbanitas.

¿Qué rasgo priorizar a la hora de elegir una bicicleta plegable?

Dada la inmensa variedad de oferta del mercado, a la hora de decidirnos por una bici plegable, normalmente nos enfrentaremos a un dilema, o propiamente hablando, aun “trilema” porque deberemos decidir entre una bicicleta barata, una bicicleta ligera o una bicicleta eléctrica.

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

Como ya os podéis imaginar cada una de las opciones excluye a las dos anteriores. No hay bicis eléctricas ligeras ni baratas, ni bicis baratas eléctricas y ligeras, así que habrá que meditar bien antes de lanzarse a comprar.

Existen, por tanto, muchas marcas de bicis plegables y lo que puede ser la opción perfecta para una persona, puede ser la peor para otra. Las variaciones clave, como acabamos de señalar, que podemos encontrar en una bicicleta plegable son: el tamaño de las ruedas, el mecanismo de plegado, el peso y el precio.

Mecanismo de plegado de las bicis plegables

En lo que respecta a los diversos mecanismos de plegado hay también una gran variedad. Algunos modelos son más sencillos de usar que otros por lo que vale la pena, si vamos a adquirir una bicicleta plegable, ir a una tienda física y probar el mecanismo de plegado y desplegado para ver si nos podemos hacer con ella o si nos resulta demasiado engorroso. Los mejores diseños de bicicletas plegables son aquellos que no requieren más de 20 segundos para abrir y plegar la bicicleta. Sistemas más lentos pueden hacernos perder mucho tiempo…o el tren de la mañana.

El principio básico de las bicicletas plegables es la alineación de lado a lado de las ruedas delanteras y traseras, producida por la acción de una o más bisagras en el cuadro. Las variables de diseño, como el número de pivotes y la dirección del eje de pivote, distinguen los diversos tipos de mecanismos de plegado.

Por ejemplo, dependiendo del número de pivotes podemos distinguir entre los mecanismos de plegado de tipo pivote único y múltiple, mientras que la dirección del eje de pivote permite distinguir entre los mecanismos de plegado de los ejes horizontal y vertical.

Tamaño de la rueda de la bicicleta plegable

De forma general, las bicicletas plegables son bastante pequeñas. Es normal, la intención es que no abulten mucho y que sean muy manejables. Sin embargo, existen varios modelos que presentan diseños con llantas de tamaño completo, específicos para aquellas personas que buscan, ante todo, un fácil transporte de larga distancia. Los modelos de bicicletas plegables con ruedas pequeñas son más ligeros y plegables pero, son más lentos y cogen menos impulso en la carretera. Una bicicleta con ruedas grandes siempre será mucho más rápida aunque, casi siempre, más pesada.

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

Bicicletas plegables ligeras

Si el uso que le vamos a dar a nuestra bicicleta contempla su carga en medios de transporte urbanos, os recomendamos que busquéis los modelos más ligeros y livianos posibles, al final del día lo agradeceréis. La idea es que la bicicleta se convierta en nuestro medio de transporte primordial, así que si compramos un objeto inútil y pesado la acabaremos abandonando. La calidad siempre genera confort y mayor bienestar, hecho que implica la incorporación de materiales ultraligeros como el titanio y la fibra de carbono. Este tipo de materiales son imposibles de encontrar, debido a su precio, en las bicicletas plegables de gama baja. Antes de lanzaros sobre la oferta de la gran superficie os invitamos a que levantéis una bicicleta de gran calidad. Es igual que arrastrar o no un saco de patatas a lo largo de todo el día.

Bicicletas plegables baratas

En este caso uno obtiene lo que paga. Es decir, si lo que vamos a hacer es darle un uso mínimo, recreacional, como, por ejemplo, usarla para cortos paseos veraniegos para comprar el pan puntualmente algunas mañanas, podemos optar por una bicicleta plegable barata, tampoco habría que invertir más. ¡Ah! ¡Una cosa importante! ¿A qué nos referimos con “barata”? Los precios de las bicicletas plegables del mercado oscilan entre los 200 y los 2000€… así que ya sabéis cuál es cuál.

Tallas y tamaños de las bicicletas plegables

La mayor parte de las bicis plegables sólo tienen una talla, con bastante capacidad de carga, aunque no infinita. Un sobrepeso excesivo sobre el mecanismo de la bicicleta puede deteriorarlo y ser causa de accidente, así qué si sois modelo “vikingo” os recomendamos que busquéis una bicicleta plegable específica para aguantar sólidamente vuestro peso.

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

Bicicletas eléctricas plegables

Si bien les vamos a dedicar un post específico a las bicicletas eléctricas, vale la pena hablar un poco acerca de las bicicletas plegables eléctricas ya que en los últimos años se han convertido en un género propio un estilo de vida. En este caso no nos referimos a los patinetes, tan de moda en algunas ciudades europeas, sino a la bicis eléctricas que, al contrario que aquéllos no están amenazadas con la prohibición.

Si bien, algunas de ellas son increíbles, a nosotros nos parece que las baterías aumentan demasiado el peso como para tener a las bicis plegables eléctricas entre las mejores opciones plegables. Resultan difíciles de transportar y más frágiles que una bicicleta normal de pedaleo. Normalmente este tipo de bicicleta no sirve para el transporte público aunque muchas personas no las prefieren por eso, sino por la facilidad de guardarlas en el trabajo. Siempre son una opción, pero si podemos hacer trabajar a nuestro corazón y a nuestros músculos, mejor. En Meollo os recomendamos el deporte moderado diario así que las bicicletas eléctricas no siempre son ideales para paliar el sedentarismo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =