Las mejores luces para bicicleta

Si eres de los que te has enganchado a la bicicleta y vas con ella a todas partes, si eres de los que la disfruta a todas horas, tanto a nivel deportivo como urbano, este post de va a interesar porque vamos a hablar en detalle sobre los diversos tipos de luces para bicicleta y cuáles debemos elegir según el uso que le demos a nuestra bici.

Soporte de bicicleta de pared marca Meollo

Con la llegada del invierno y el cambio de hora, la oscuridad se nos echa encima y a las seis de la tarde ya puede ser necesario que nuestra bicicleta esté equipada con unas buenas luces, tanto para ver el terreno que tenemos delante pero, más importante aún para que seamos vistos por los coches.

Las nuevas luces de bicicleta: tecnología e innovación

En los últimos años las luces para bicicletas han sufrido grandes avances tecnológicos en lo que se refiere a aumentar su potencia, duración y a reducir considerablemente el peso. Nadie habrá olvidado aquellas linternas de pila de petaca tan incónicas que iluminaron tantas noches de verano.

Linterna con pila de petaca.

(momento nostálgico)

Desde aquellos memorables tiempos de la petaca atada a la bici hasta ahora, como os decíamos, el universo de las luces de bicicleta se ha expandido mucho.

La mejora se ha debido, fundamentalmente, a la invención de las lámparas LED (light-emitting diodo). Que son fuentes de luz muy potentes hechas de un material semiconductor que requiere muy poca energía para iluminar. De hecho, las luces led producen muchísima más luz que las bombillas  halógenas o de haluro de metal más antiguas. A ello se une el hecho de que las pilas han dejado paso a las baterías de litio que se pueden recargar fácilmente por medio de cables o sistemas mecánicos y que duran muchísimo tiempo. El resultado es que hoy en día tenemos luces para bicicleta mucho más potentes, duraderas y ligeras.

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

Clasificación de las luces para bicicleta

Las luces de bici se pueden clasificar en cuatro tipos o categorías fundamentales:

Luces de bicicleta de intermitente trasero

Se trata de las más importantes e imprescindibles de todas las luces que debe llevar una bicicleta. Si vamos a usar la bici de noche, no podemos salir sin ellas, sobre todo si vamos a salir a carretera. En este caso, las luces traseras son recomendables también de día ya que nos hacen más visibles a los coches.

Luz para bicicleta de tipo intermitente trasero o bliker

Luces de bicicleta “be see” para poca luz

Son luces intermitentes específicas que se colocan delante y detrás de la bicicleta y son recomendables para el uso de día o con poca luz.

Luces de bicicleta de tipo faro nocturno

Luces potentes específicas para moverse en condiciones nocturnas, es decir, sin casi luz. Son muy importantes si salimos a carretera.

Luz para bicicleta tipo faro nocturno 

Luces de bicicleta recreativas

Estas últimas no sólo sirven para iluminar nuestra posición y hacernos visibles sino que decoran la bicicleta y le dan un toque único.

¿Dónde y cuándo usaremos las luces para bicicleta?

A la hora de elegir la mejor luz para nuestra bicicleta hemos de preguntarnos cuándo y dónde usaremos nuestra bicicleta. No buscaremos el mismo tipo de luces si vamos a usar nuestra bici en el entorno urbano de ciudades bien iluminadas o si vamos a hacerlo en medios rurales los cuales nos enfrentaremos a puntos de oscuridad total y carreteras mal o poco iluminadas. En este último caso es imprescindible, sobre todo que nos vean bien ya que en las carreteras secundarias son más probables los accidentes.

Si nos centramos en montar en bicicleta de día, puede que parezca contraintuitivo, pero cuanto más brillante sea la luz ambiental, más potente deberá ser nuestro sistema de luces para la bicicleta. Por ejemplo, las luces intermitentes traseras que emiten 15 lúmenes de luz pueden parecer brillantes después de oscurecer, pero son más difíciles de ver a plena luz solar.

¿Hay que poner una luz sólo en la parte trasera de la bicicleta?

Una luz intermitente trasera es imprescindible para comenzar, sobre todo si sólo vamos a usar la bicicleta de día. No obstante, hemos de tener en cuenta que cuando montamos en bicicleta también es muy importante para la seguridad que podamos ser vistos de frente. Puede que nos gastemos un poco más, pero dese Meollo os aconsejamos que invirtáis en un conjunto de luces para bicicleta que incluya luces tanto traseras como delanteras. Normalmente cuando las compramos en packs suelen salir más baratas.

¿Dónde colocar las luces de nuestra bicicleta?

La mayoría de los faros se montan en el manillar, pero algunos modelos también pueden montarse en el casco. El soporte para manillar  es más seguro. En cambio, los focos situados en el casco son más recomendables para los paseos nocturnos en bicicleta de montaña donde es preferible que la iluminación siga nuestra mirada y no se mantenga sólo en la línea frontal de la bicicleta. Las luces para casco son muy buenos sistemas secundarios ya que nos ayuda a rellenar mejor las áreas sombreadas y proporcionan una iluminación más uniforme.

Soporte de pared para bicicleta marca Meollo

Clasificación de las luces para bicicleta por lúmenes

Las luces de bicicleta generalmente se clasifican en lúmenes, que es una medida de la salida total de luz del foco. Es un poco raro de calcular, pero os ofrecemos  a continuación una equivalencia para que podáis entender la potencia.

La luz directa del sol a plena luz del día equivale a unos 10.750 lúmenes. Un día nublado, tiene en torno a 1075 lúmenes y la luna llena equivale a unos 100 lúmenes de potencia. De ello es fácil deducir que nuestra luz frontal y trasera de bicicleta tiene que tener como mínimo 150 lúmenes de potencia, siendo esta cantidad la mínima admisible. Si es más baja, no nos verán y habremos tirado nuestro dinero a la basura.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + diez =