Guantes o manoplas snowboard

A la hora de haceros con el mejor equipamiento para practicar snowboard tarde o temprano aparece ante nosotros una de las dudas que ha atenazado a la humanidad desde tiempos inmemoriales… ¿guantes o manoplas para hacer snowboard? Dado que estamos ante el combate entre dos titanes que pueden provocar gravísimas discusiones entre los snowboarders, en este post os vamos a ayudar en el combate exponiendo todas las opciones, ventajas y desventajas que ofrece el amplio mundo de los guantes y las manoplas para snowboard. ¡Leña al fuego!

Soporte de pared para tabla de snowboard marca Meollo

Antes de nada, un par de recomendaciones generales

Hacer snowboard en un día en el que la temperatura desciende por debajo del cero  dará lugar a extremidades frías y dedos de manos y pies entumecidos si no usamos el material adecuado para protegernos. Mientras que los dedos de los pies están bien ajustados en los calcetines dentro de una bota muy aislada, los dedos de las manos están menos protegidos. Con el frío, el flujo de sangre a los dedos pronto retrocede a partes más importantes del cuerpo que necesitan protección contra el frío. Se trata de una reacción natural del cuerpo ante una situación externa agresiva. Además de este fenómeno se produce la vasoconstricción, es decir, las venas y capilares sanguíneos encogen su tamaño por el frío lo que hace que pueda circular por ellos menos sangre que pueda calentar nuestras manos.

En las manoplas, todos los dedos se mantienen en contacto directo, compartiendo su calidez y fomentando la circulación. Los guantes, en cambio pueden reducir todavía más el flujo de sangre debido a que son más ajustados y los dedos están separados.

Como muchos deportes, el snowboard se rige por las tendencias y la moda. No dejes que esto te impida estar cómodo. La función y la seguridad deben dictar siempre tus elecciones en la selección de ropa exterior y equipo. En algunos círculos, las manoplas se consideran más modernas que los guantes, debido a su eficacia en temperaturas frías. No obstante, uno tiene que estar más atento del medio en el que va a practicar snowboard que de las modas.

No es lo mismo hacer snow en medio del invierno que en primavera cuando la temperatura es mucho más agradable. La primavera es, por tanto, un claro ejemplo de cuándo no usar manoplas. Los días más cálidos harán que tus manos transpiren y tu cuerpo sude en exceso para refrescarse. Pero si el sudor no puede evaporarse correctamente, tendremos más frío.

Soporte de pared para tabla de snowboard Meollo

Principiantes: guantes o manoplas para hacer snowboard

Una de las principales dificultades de aquellas personas que se inician en el snowboard, sobre todo durante los primeros días – tal como te lo contamos en nuestro post sobre los primeros pasos en el snow– es mantenerse abrigado sin estar demasiado caliente cosa que puede provocar que sudemos en exceso o sin pasar frío, alternativa igualmente molesta. Como principiantes, pasaremos la mayor parte del tiempo en el suelo, levantándonos y volviendo a caer, ajustando nuestro equipo y teniendo que colocarnos la ropa muchas veces. Esto requiere que tengamos una cierta habilidad y destreza en las manos y los dedos para que podamos colocarnos sin perder demasiado tiempo. Así, en el caso de los principiantes recomendamos por este sencillo hecho el uso de tus guantes.

Expertos: guantes o manoplas para hacer snowboard

A medida que vamos avanzando en el dominio del snowboard el número de caídas y el tiempo que pasamos en el suelo como tortugas boca abajo se reduce, además, la destreza hacer que usemos cada vez menos energía para deslizarnos y hacer los trucos. Nuestro cuerpo se vuelve más eficiente con la práctica y la mejora de la técnica del snowboard lo que implica que nos calentemos menos. Es decir, pasamos más frío. Tener frío mientras uno realiza un deporte tan exigente a nivel muscular como el snow no es conveniente. Los músculos y las articulaciones se vuelven más sensibles a las lesiones, así que cuanto mayor sea nuestro nivel de snow más calidad debe tener la ropa de abrigo y aquí es donde las manoplas para snowboard o mitones son ideales. Este tipo de prenda, además es muchísimo más calentita que los guantes lo cual va a hacer que nos de ese nivel extra de calor.

Si bien esto no son reglas definitivas y la elección depende de cada persona, creemos que este criterio es el más sensato a la hora de elegir. Pero si no os parece suficiente vamos a ver algunas ventajas y desventajas de ambas opciones.

Soporte de pared para tabla de snowboard marca Meollo

Ventajas y desventajas de los guantes y las manoplas para snowboard

Los guantes te permiten un mejor uso de tus manos lo cual hace mucho más fácil ajustar la ropa, el equipo, las botas o sacar tu teléfono del bolsillo para hacer fotos. Su principal desventaja, como hemos dicho, es que son menos cálidos que las manoplas.

Las manoplas de snowboard te mantendrán más caliente que los guantes y tus dedos estarán muchísimo más felices y aislados ahí dentro. Si vas a pasar muchas horas en la nieve no te lo pienses, ponte unas buenas manoplas, los guantes no te garantizan la protección suficiente. El inconveniente es que perderás destreza.

Tipos  de guantes para hacer snowboard

Pasemos ahora a analizar las diversas y múltiples opciones que tenemos para proteger nuestras manos de la nieve. Llevan poco en el mercado pero nos encantan los nuevos guantes tipo “pinza de langosta” que separan el pulgar y el índice. Están a medio camino entre la manopla y el guante ofreciendo más destreza.

Guantes manoplas de snowboard pinza de langosta

Como podéis ver algunas marcas directamente las decoran como pinzas de crustáceo. Son muy divertidos pero si no queréis parecer el cangrejo Sebastián, tenéis otras opciones de color, muy interesantes y llamativas.

 

Modelo menos estridente de las manoplas guantes pinza de langosta 

Estas parecen las manos de las Tortugas Ninja, pero os aseguramos que vienen genial porque combinan calor con destreza en los dedos.

Guantes  y manoplas con calentadores

Algunos guantes y manoplas vienen equipados con unos pequeños bolsillos con cremallera en la parte posterior que están específicamente diseñados para que podamos meter dentro una bolsita de calentador de manos. ¿No sabes qué es esto? Se trata de un sistema de calor activo contenido en unas pequeñas bolsitas que al golpearlas experimentan una reacción química exotérmica que produce calor. Son muy seguras y algunas garantizan hasta ocho horas de calor. Las podéis poner en los guantes e incluso hay botas de snowboard que tienen huecos para ellas. Son geniales, os las recomendamos sobre todo a los que vais a pasar mucho tiempo en la nieve y, sobre todo, a los freeriders.

Bolsas de calor activo para guantes y manoplas de snowboard

Estos calentadores para manos los podéis comprar por internet o en las farmacias. No tienen pérdida, son baratos y merecen la pena.

Manoplas y guantes a la vez para hacer snowboard

Otra opción es combinar guantes y manoplas. Por fuera llevar unas buenas manoplas, por ejemplo de Gore-Tex impermeables y calentitas y por dentro llevar unos guantes finos de cuero o piel sintética. Así, en caso de tener que usar las manos por una emergencia – cosa probable- podremos quitarnos la manopla y maniobrar en la nieve sin que se nos congelen las manos. También podéis optar por dentro por unos guantes táctiles que permitan usar el teléfono. No olvides asegurarte de que los guantes que elijas sean de tu talla. Si son demasiado grandes o pequeños estarás incómodo y no te mantendrán tan abrigado como deberían porque no generarán la capa de aire adecuada. En un deporte como el snowboard todo el material debe ser personal. Ya os hemos contado en muchos posts que no vale eso de heredar las cosas. Es peligroso.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − once =