Aprender a practicar snowboard paso a paso: trucos y consejos

Aprender a hacer snowboard paso a paso

Este año sí que sí: ¡nos vamos a atrever y vamos a lanzarnos a aprender a practicar uno de los deportes más emocionantes y divertidos del invierno! El snowboard es una de las disciplinas más apreciadas por los que adoran la adrenalina y suele encantar a las personas que disfrutan de los deportes náuticos de velocidad y emoción como es el caso del surf. Así que, nada de deprimirse porque se ha terminado el calor del verano. ¡Toca ponerse unas cuantas capas encima subir a las montañas! Si no lo habéis probado todavía os estáis perdiendo una experiencia increíble. Sólo con mirar la belleza de las cumbres y la nieve, respirar el aire fresco y sentir el buen rollo y la energía de la gente que hace deporte en la nieve os vais a sentir renovados. Así, que… ¡este año sí que sí! ¡VAMOS A APRENDER A HACER SNOW!

En nuestro blog podéis encontrar muchísimas entradas dedicadas a la mejor alimentación para practicar este deporte, a elegir la mejor tabla de snowboard adaptada a vuestra talla y a aprender cómo están fabricadas las tablas, a elegir las mejores gafas de snow y el mejor casco, a saber los mejores trucos para transportar vuestro material deportivo en avión y muchos más… En Meollo estamos locos por el snow y hoy vamos a hablaros largo y tendido de cómo iniciarse en este deporte.

¿Es difícil aprender snowboard?

La primera pregunta que nos surge a todos cuando todavía estamos en casa, antes de dar el paso de reservar hotel en la estación de esquí, comprar billetes y ponernos a elegir nuestro material de snowboard es la misma ¿es difícil aprender a hacer snow? ¿es un deporte sólo para gente experta? ¡no iré a llegar a las pistas a hacer el ridículo…! En la vida, siempre que uno se enfrenta a un cambio o a probar algo nuevo tiene dudas y miedos, pero no hay nada más gratificante que mandarlos al cuerno y ¡saltar!

 

Soporte de pared para tabla de snowboard marca Meollo

A la hora de enfrentarnos a este deporte hay dos opciones: empezar de cero en los deportes de nieve o ser esquiadores y pasarnos al snowboard. Algunos creen que saber esquiar da mucha ventaja a la hora de hacer snowboard. Amigos, sentimos daros esta mala noticia pero… no. Evidentemente el esquiador tiene experiencia con la nieve, las señalizaciones, el comportamiento de los demás esquiadores, es decir, controla mejor el entorno y está menos despistado, pero en lo que se refiere a la técnica del snowboard en realidad no tiene más ventaja un esquiador experimentado que una persona que empieza de cero. Así que no os creáis esos mitos urbanos. ¡Todos empezamos desde abajo!

¿Es una ventaja para aprender snowboard saber esquiar?

Los movimientos del snowboard son muy diferentes a los del esquí. La primera y grandísima diferencia es la posición de las piernas y el hecho de que éstas no se muevan de forma independiente. Con los esquíes el movimiento de las piernas es más natural y cada una puede ayudar en una dirección a mantener el equilibrio.  La falta de movimiento de la pierna independiente hace a los esquiadores sentirse bastante extraños al principio. Los principiantes que empiezan de cero en el snow también notarán algo raro pero menos extrañeza. La falta de movilidad puede ser, un poco incómoda los primeros días y hasta que cuerpo se hace con ello vamos a tener un montón de caídas. Por ello, en Meollo recomendamos a los que se inician en el snow, tanto esquiadores como neófitos absolutos, usar los primeros días protectores para las muñecas (son muy sensibles a los esguinces porque naturalmente tendemos a frenar con las manos), rodilleras, y… culeras o almohadillas para el trasero. Sabemos que esto último suena raro pero hacednos caso. Os va a doler el culo si no tenéis cuidado. Y no se puede tener más cuidado al aprender que protegerse porque las caídas forman parte de la diversión.

Soporte de pared de diseño para tabla de snowboard marca Meollo

¿Qué es más fácil aprender esquí o snowboard?

Éste es un gran debate pero, todo el que ha probado ambos deportes llega a la misma conclusión: el esquí es más fácil de aprender pero más difícil de dominar, mientras que el snowboard es más difícil de aprender pero más fácil de dominar. Es decir, si bien la curva de aprendizaje del snowboard es más lenta, una vez que se le coge el tranquillo, rápidamente podemos empezar a hacer trucos y a variar la actividad. Con el esquí se tarda mucho más en hacer algo distinto al descenso. Con el esquí, la técnica de un principiante se puede dividir en un enfoque modular, pero su perfección requerirá que se vuelva extremadamente técnico. Con el snowboard, todo se trata de llegar a los bordes (tanto del talón como de los dedos del pie): esta es la parte más difícil, pero una vez que lo logras, tienes la técnica fundamental del deporte clavada, y puedes alcanzar un nivel bastante impresionante muy rápido, especialmente si eres atrevido.

¿Cuántos días se tarda en aprender a hacer snowboard?

Mucha gente se pregunta si necesitará toda una temporada para aprender a hacer snowboard. El tiempo de aprendizaje de cada uno varía pero no hay que desesperarse, no es tan difícil y rápidamente se notan los resultados. Además hay que cambiar el chip, no estamos en la oficina, se trata de divertirnos en el propio aprendizaje y de disfrutar de la nieve.

Los primeros días de aprender a esquiar son mucho más fáciles. Los primeros días de snowboard pueden ser frustrantes y dolorosos (recordar lo que os hemos dicho del culo). Muchas personas renuncian en esos primeros días, pero no hay que desesperarse, sólo darle tiempo al cuerpo. Porque, si tenemos un poco de paciencia – ¿por qué no tenerla?, estamos de vacacioenes- una vez que hace click, la curva de aprendizaje es rápida, mucho más rápida que el esquí. Para algunas personas, el click es inmediato, como es el caso de los niños que aprenden muy rápido a hacer snowboard. Para otros, puede tomar algunos días, unos cinco de media. Eso sí, desde que uno le coge el tranquillo ya no quiere saber nada del esquí, esto lo sabe todo el mundo. El snowboard es adrenalina pura y no se os va a quitar la sonrisa de la cara.

Soporte de pared para tablas de snowboard de la marca Meollo

Los primeros dos días de aprender snowboard

Durante el primer y segundo día aprenderás, sobre todo, a colocar bien tus pies sobre la tabla de snow, lo cual puede ser algo incómodo y restrictivo al principio. Te sentirás como atado a un trozo de madera porque al principio ella te dominará a ti hasta que tú la domines. Cuando todo fluya será la tabla quien esté bajo tu gobierno. Los dos primeros días esa sensación de atadura te hará caer un montón de veces.

También aprenderás a dominar a posición de tu cuerpo. En el esquí el esquiador tiene una postura recta y frontal lo cual le da una visión periférica de la pista… vamos, que puede ver hacia dónde va perfectamente, al igual que todos los obstáculos que tiene delante. En cambio, en el snowboard la postura es lateral lo cual hace que no tengamos un campo de visión completo sino sólo del 50%. Es decir, no vemos la totalidad de la pista lo cual puede dar un poco de miedo al principio pero en dos, tres días nos acostumbraremos a mirar y a girar para obtener información visual.

Todo el mundo lo dice, en realidad, los obstáculos para aprender snowboard son más bien psicológicos que físicos. Estamos en una situación rara y nueva y nuestro cuerpo está en alerta. Basta con relajar la mente y dejarse llevar, eso disminuye significativamente el tiempo de aprendizaje.

Los siguientes tres días en aprender snowboard

Una vez que se superan las dificultades iniciales, los practicantes de snowboard principiantes progresarán relativamente rápido en el deporte. La fijación de los pies a la tabla de snowboard, al principio incómoda, se convertirá en una ventaja incluso a nivel de seguridad, ya que los esquiadores descubren que cruzar sus esquís puede convertirse en un problema. Mantener los esquís separados es una habilidad en sí misma. ¡Los snowboarders no la necesitan!

En los siguientes tres días os centraremos en comprender los aspectos básicos de la técnica de girar y frenar con el snowboard. Es importante aprender a girar las caderas, girar los tobillos y los pies, girar la tabla de snowboard, y luego comenzar a golpear las pendientes adecuadas. Práctica y más práctica. El siguiente paso es trabajar para mejorar el equilibrio y aumentar la velocidad. Al aumentar la velocidad, la técnica del giro será aún más fácil debido a que hay menos contacto entre la base de la tabla y la nieve, lo que disminuye la resistencia al girar.

Soporte de pared vertical para tabla de snow de la marca Meollo

Las dos primeras semanas de aprender snowboard

Para la mayoría de los practicantes de snowboard principiantes, los conceptos básicos de cabalgar y hacer giros simples deberían poder lograrse en la primera semana. En las dos siguientes semanas se comenzará a depurar la técnica con cada vez más finura y empezaremos a abandonar las pistas llenas de niños y principiantes para probar sensaciones fuertes como el snowboard en nieve polvo y freeride. En este post puedes aprender acerca de todos los estilos de snowboard que podrás probar una vez pasado el aprendizaje inicial.

Edad para aprender snowboard

Muchas personas también se preguntan si no es ya demasiado tarde para aprender a hacer snowboard. En nuestro post sobre la edad mínima de un niño para aprender snow os explicamos cómo a partir de los 4 – 5 años se puede empezar sin miedo. Es por ello que muchos adultos consideran que les será más difícil aprender la técnica del snowboard. Este es otro mito y una excusa habitual. En realidad, la grandísima mayoría de la gente aprende a hacer snowboard en edad adulta porque este deporte no tiene tantos años. De hecho, no hay edad para comenzar, sino sólo ganas y agallas, además de numerosas ventajas para nuestra salud física y mental.

Prolonga la calidad de vida y mejora la salud

Comenzar a hacer snowboard a una edad más avanzada que los cinco añitos, es una excelente manera de mantenernos en forma. Además este deporte ayuda a mejorar y mantener el equilibrio, a proteger y a fortalecer nuestro sistema cardiovascular y a aumentar nuestra fuerza muscular.

Es más cómodo, fácil y seguro que nunca aprender
Gracias a las enormes mejoras en el mantenimiento y diseño de las pistas, a la tecnología de los nuevos equipos, indumentaria y protecciones desarrolladas para los snowboarders en los últimos años, ahora es más fácil y seguro que nunca aprender. Antes, como contamos en nuestro post sobre la Historia del snowboard era un deporte para unos cuantos locos, arriesgado y peligroso. Ahora casi todas las estaciones cuentan con magníficas instalaciones específicas e instructores de snowboard especializados en la enseñanza tanto para adultos como para niños.

Descuentos para aventureros

Si tienes más de 50 años y vas a iniciarte en el snowboard debes saber que la mayoría de estaciones tienen descuentos especiales en las clases, el alquiler de equipos y el forfait. ¡Aprovéchate y vive al máximo! Estamos en el siglo XXI y eso de hacer calceta en el sofá y esperar a que pongan un documental de osos polares para ver la nieve ya no se lleva.

Aprender snowboard por cuenta propia

Ser autodidacta en esta vida es una de las cosas más positivas e inteligentes. Hay numerosos ámbitos de conocimiento en los cuales nos podemos iniciar por nuestra cuenta y avanzar en el conocimiento. Sin embargo, en un deporte tan exigente como el snowboard no lo recomendamos. Y no lo hacemos por dos razones. Comenzar a aprender snowboard viendo videos de Youtube puede ser frustraste porque al llegar a las pistas tardaremos muchísimo en obtener resultados. Los días de vacaciones pasarán volando y sentiremos que hemos tirado nuestro dinero a la basura. Si hemos invertido en equipo, debemos invertir en un experto que nos enseñe.

¿Qué es mejor? ¿Un tutoría para hacer croquetas o tu madre haciéndolas contigo en directo? Pues eso, que viendo un vídeo de YouTube o leyéndote un libro acabarás mandando al cuerno las croquetas y el snowboard. La segunda desventaja de aprender a hacer snowboard por uno mismo es la seguridad. La falta de experiencia puede llevarnos a zonas peligrosas, a colocarnos mal el equipo, a distraernos y a tener accidentes serios. Los profesionales están para algo y su trabajo nos ahorrará problemas y será el trampolín para la diversión. De hecho, cuanto mejor sea nuestro instructor antes aprenderemos la técnica.

Soporte de pared para tabla de snowboard marca Meollo

Clases para aprender snowboard e instructores de snowboard

Una vez que hemos comprendido que necesitamos clases para aprender snowboard surge la duda de si buscar o no una escuela. Para aprender tenemos dos opciones: contar con un amigo experto o acudir a una escuela o a un instructor certificado. Si nuestro amigo tiene paciencia podemos aprender de maravilla aunque a lo mejor a él le apetece disfrutar de la nieve y no estar con nosotros. De todas formas, es muy divertido que nos enseñe nuestra pareja o un amigo así que si tenéis esa suerte, no os desaconsejamos aprovecharla.

La segunda opción es acudir a una escuela de snowboard y aprender con un instructor. Las clases suelen tomarse por horas – al igual que las clases de una autoescuela- y su precio suele variar entre 35 y 50€ la hora. Muchas escuelas de snowboard ofrecen packs cerrados de varias clases que suelen ser más económicos. Suelen ofrecerse clases de snowboard privadas, en las que el instructor está sólo con nosotros y clases colectivas en las que hay varias personas. Las segundas son más baratas pero tienen la desventaja de que el aprendizaje es más lento. El consejo más importante que os damos es que si os ponéis en manos de un instructor y vais a pagar, os cercioréis de que se trata de un profesor certificado que trabaja para una escuela oficial. Esto será importante en caso de que ocurra cualquier accidente y os ofrecerá garantías de calidad.

Aprender a hacer saltos de snowboard

Una vez que nos hemos iniciado y hemos superado las primeras clases de snowboard, tenemos que aprender las dos cosas más importantes y divertidas del snow: aprender a dar saltos y a caer.

Lo más importante que puede hacer para que sus primeros saltos de snowboard sean un éxito es tener confianza y valor, cosa que es más fácil de decir que de hacer… Los saltos en el park de las pistas son un buen lugar para comenzar, ya que generalmente tienen mucho espacio para correr y aterrizar, lo que te da un montón de tiempo para configurar antes del salto y recuperar el control después de aterrizar.

Snowboard soporte detalles

Soporte de pared para tabla de snowboard marca Meollo

Aprender a caerte en snowboard

Aprender a caer con el snowboard es la segunda técnica imprescindible que todo principiante debe dominar y todo un arte. Si no sabemos caer correctamente nos podemos hacer un montón de daño en las rodillas y en las muñecas. Así que cuando nos vayamos a caer, cosa que sucederá inevitablemente tarde o temprano, hemos de pegar los brazos al cuerpo lo más posible para minimizar el daño. Suena antinatural pero nunca debemos extender los brazos. Si la caída es inevitable, deberemos doblar las piernas e intentar llevar los brazos hacia el pecho para absorber el impacto. Vamos a caer sobre nieve, no sobre asfalto, así que la podremos perforar sin hacernos daño con los codos mejor que con las manos. Como dice todo gran experto: es mejor irse a casa con el trasero magullado que con un hueso de a man roto. Hazte una bola y si puedes mete el culo en a nieve primero.

Aprender freeride snowboard

Una vez que todo lo básico ha sido aprendido, muchas personas desean iniciarse en el freeride snowboarding. Si no sabes cuáles son los principales estilos de snowboard, échale un ojo a nuestro post sobre tipos de pistas y estilos de snowboard, es una herramienta genial para principiantes.

El freeride snowboard es la modalidad fuera de pista, entre árboles, sobre nieve virgen y con muchos obstáculos. Es una experiencia increíble pero, amigos principiantes, antes de lanzaros a la aventura os contamos unas cuantas cosas para que no os llevéis sorpresas.

En primer lugar salir de las pistas es salir de territorio controlado así que hasta que no confiéis plenamente en vosotros no os recomendamos el freeride snowboard. En segundo lugar, una vez que aprendes a hacer snowboard freeride y pruebas el sabor de la nieve virgen ya no querrás volver a las pistas. Es adictivo.

Una vez que dejas la pista y empiezas a aprender a hacer snowboard freeride te vas a encontrar una sorpresita. ¡Tu tabla se hunde en la nieve! A veces te quedas bloqueado como un elefante en una piscina de barro.  Bienvenido a la relación de amor / odio que tendrás con el polvo, amigo mío. No tiene nada que ver deslizarse por una pista bien preparada a lanzarse a lo salvaje. Te aconsejamos mantener el morro de tu tabla de snow siempre fuera del polvo. Si es la primera vez que practicas freeride, ánimo y paciencia.

Zanjas y atascos. Si es la primera vez que haces freeride snowboarding seguramente te caerás en la primera zanja que encuentres. Te advertimos que puedes quedarte ahí un buen rato ya que cuesta salir. No desesperes y llama a tus amigos. (JAMÁS HAGAS FREERIDE SNOWBOARD SOLO). De hecho, puede ser muy difícil levantarse de la nieve vírgen cuando uno se cae. Lo que te garantizamos es que después de una jornada de freeride snowboard terminarás exhausto, muerto de cansancio pero lleno de adrenalina. Come bien antes de salir, lee nuestro post sobre alimentación al hacer snowboard.

Aprender carving snowboard

El carving snowboard es la forma más agresiva de snowboard que te lleva a ti y a tu tabla al límite de velocidad. Se practica en pistas preparadas e incluso hay competiciones de carreras.

Pero el término carvig se refiere también a una técnica del snowboard que consiste en hacer gira la tabla de snowboard usando solamente el borde mientras mantienes la velocidad y sigues haciendo giros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =