Tipos de pistas y estilos de snowboard

Si este año te lanzas a la aventura de la nieve y del snow no te vendrá nada mal saber un poco más acerca de los diferentes tipos de pistas que existen y, sobre todo, de los diferentes estilos de snowboard que se pueden practicar.

Tipos de pistas de snowboard según estilo

Dependiendo del estilo de snowboard que nos guste practicar el tipo de pista o estructura sobre la que vamos a deslizarnos será diferente. Vamos a ver a continuación los diferentes estilos de snowboard que existen y hablaremos un poco más de las exigencias de las pistas.

Estilo de snowboard freeride

El freeride es la modalidad más antigua y original del snowboard porque es la que practicaron los primeros snowboarders cuando este deporte todavía estaba prohibido. Te contamos todas las anécdotas de la historia del nacimiento del snowboard en nuestro post “Historia del snowboard”.

En este estilo no se siguen reglas, el descenso se improvisa y se hace por donde uno quiere  ya que puede realizarse tanto en pista como fuera de pista, aunque la esencia es hacerlo fuera de pista. El objetivo es disfrutar con la nieve al máximo y levantar la mayor cantidad posible por ello suele practicarse en zonas que no estén preparadas por las máquinas. Digamos que es la esencia misma de snowboard campo a través.

Snowboard freeride o campo a través

Estilo de snowboard freesyle

La conexión histórica del snowboard con el skateboarding se demuestra, ante todo, en el estilo libre. el objetivo es sentir el aire, girar y realizar todo tipo de trucos. En las competiciones los snowboarders son calificados según la dificultad técnica, el estilo y la altura a la que llevan sus tablas. Fuera de ellas la adrenalina es la tabla de medir las emociones. El freestyle o estilo libre se subdivide en cuatro espectaculares categorías acrobáticas que se realizan en pistas específicamente diseñadas para ello llamadas slopestyle.

Soporte de pared para tabla de snowboard de diseño marca Meollo

Half-pipe snowboard

Se trata de la modalidad más conocida, espectacular y difícil. Half es una trinchera semicircular o medio tubo de nieve cuyas paredes llegan a ser verticales permitiendo al deportista coger una enorme velocidad de bajada para poder saltar después por encima de los bordes realizado giros acrobáticos. Aquí puedes ver una imagen de un impersionante half preparado para la competición de snowboard de los Juegos Olímpicos de invierno de Vancouver 2010.

Snowboard en los Juegos Olímpicos – Vancouver 2010

Snowboard Big Air o Big Jump

Esta segunda modalidad, inspirada en los saltos de esquí, consiste en el salto acrobático. Atentos a la increíble rampa que construyeron para los Juegos Olímpicos de invierno de Pyeongchang en 2018.

Rampa para la prueba Big Air de Snowboard -Pyeongchang 2018

En la parte superior de la estructura, a unos 45  metros de altura, se encuentra la cubierta, un área de estacionamiento plana donde los snowboarders esperan para realizar sus saltos. Ahí está el inicio, la caída larga y vertiginosa, generalmente en un ángulo de entre 38 y 39 grados, que los atletas descienden para ganar velocidad, acelerando a velocidades de entre 50 y 70 kilómetros por hora. Luego está la patada, un abrupto barrido hacia arriba en la parte inferior de la marcha, que arroja a los snowboarders al aire.

Soporte de pared para tabla de snowboard marca Meollo

Luego viene la rampa de aterrizaje (otra sección larga y empinada con un ángulo similar al de la entrada), cuya ubicación es crucial. Su pendiente descendente ayuda a convertir el impulso descendente de los snowboarders en un impulso hacia adelante, evitándoles el impacto funesto de una caída de varios pisos. Colocar su centro a unos 21 metros del borde de la patada da a los corredores un amplio margen para sobrepasar o subestimar, maximizando sus posibilidades de aterrizar en una fuerte caída. A todo ello le sigue el área de acabado, un corral de nieve grande y cada vez más plano que comienza a unos 25 metros de la base de la rampa de aterrizaje, y que tiene una longitud que se extiende entre 150 metros, desde la nariz hasta la cola.

Imagen de la rampa de Big Air Pyeongchang 2018 en verano

Snowboard Jibbing

El jibbing es la tercera espectacular modalidad de snowboard de estilo libre y en ella el snowboarder juega con diversos elementos como troncos, escaleras, rampas. Dentro del jibbing existe, a su vez, dos clases diferenciadas. El jibbing en pista y el jibbing más gamberro llamado “de calle” o “street” en inglés. El jibbing de pista es el que podemos practicar en las estaciones de  nieve con un alto nivel de seguridad y con elementos preparados para la diversión. La modalidad gamberra de calle se realiza en cualquier sitio con buena nieve usando  barandillas, bordillos, escaleras y todo tipo de elementos que existan en el ámbito urbano. Es el más difícil y peligroso.

Snowboard alpino

El snowboard, como el esquí, tiene lugar en las montañas (o colinas). Entonces, ¿qué significa “snowboard alpino”? ¿No es eso como “golf golf de campo?” En realidad no. El mundo “alpino”, en el contexto del snowboard, puede referirse tanto a un estilo  como al tipo de equipo utilizado.

Este estilo se practica en pistas preparadas y tiene un enorme parecido al esquí de descenso pues se baja con la tabla trazando círculos. Se practica a gran velocidad y ofrece intensas emociones.

Pista de snowboard alpino

Carreras de velocidad de snowboard

Finalmente tenemos las carreras contra reloj de snowboard, en las que participan varios snowboarders que se desplazan por la misma pista al mismo tiempo. Las pistas incluyen espectaculares cambios de terreno, como trincheras que deben saltarse.

Soporte de pared para tabla de snowboard marca Meollo

Tipos de pistas para practicar snowboard según nivel de dificultad

En todas las estaciones de nieve las pistas se clasifican, generalmente, en cuatro niveles de dificultad que, para facilitar su identificación se distinguen en cuatro colores. Siempre que vayas a salir a las pistas fíjate bien en ellos y ten siempre en cuenta las condiciones meteorológicas. ¿Por qué? La pista más sencilla del mundo puede convertirse en un infierno con niebla o con una nevada intensa. La clasificación, por tanto, está hecha teniendo en cuenta condiciones ambientales óptimas, pero depende de ti medir los factores que pueden alterar su nivel.

Pistas de nieve verdes 

Como siempre, el color verde nos  indica que no hay peligro. Las pistas verdes son las más sencillas de recorrer y, por tanto, las indicadas para todas aquellas personas que se estén iniciando en el snowboard. Estas pistas se caracterizan por tener muy poca inclinación – así no nos iremos cuesta abajo sin control- lo cual ayuda a aprender a mantener el equilibrio. El inconveniente es que suelen estar repletas de personas en fase de aprendizaje, sobre todo niños. ¡Cuidado con ellos, a veces son unos kamikazes!

Pistas de nieve azules

El nivel azul indica un aumento de la dificultad y ya pueden ser bastante poco aconsejables para los que se están iniciando en el snowboard. Este tipo de pistas intermedias tienen normalmente una pendiente muy suave, pero tienen pendiente. En ellas abundan los esquiadores y snowboarders de todos los niveles ya que muchas conectan con las pistas de más dificultad. Hay que tener precaución, pero en ellas empieza la diversión.

Pistas de nieve rojas

Estas pistas son ya palabras mayores porque algunas de ellas pueden tener hasta un 40% de pendiente, además de ser a veces estrechas. Las pistas rojas son clasificadas en esta categoría porque suelen tener también diversos obstáculos que el snowboarder debe evitar como árboles o pilonas. Para adentrarse en este tipo de pistas hay que saber frenar y detenerse muy bien.

Soporte de pared para tablas de snowboard marca Meollo

Pistas de nieve negras

Su color ya nos indica que la cosa es chunga. “Lo tienes negro” no es una expresión que indique que las cosas le sean a uno fáciles ¿verdad? Pues negro, como la noche, lo podemos tener si nos metemos en estas pistas sin tener un nivel experto. Sus pendientes pueden superar el 50%, pueden tener muchos obstáculos y están en zonas de gran altitud. La diversión y la adrenalina están garantizadas pero hay que ir con cuidado y cabeza.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − cuatro =