La importancia de proteger los ojos al hacer snowboard

¡Atención principiantes! Estos consejos son extremadamente importantes para todas aquellas personas que se inician en el snowboard. Sobre todo deben prestar atención aquellos que vais a tener los primeros contactos con la nieve y a los que la falta de experiencia les puede pasar una factura extremadamente cara. NUNCA, bajo ningún concepto practiquéis snowboard o cualquier otro deporte de nieve sin proteger vuestros ojos. Olvidaos de las lesiones de tobillo o rodilla, lo peor que os puede pasar – hecho que se da con muchísima más frecuencia de lo que pensamos- es que al hacer snowboard os dañéis de forma irreversible los ojos. En este post os contamos en detalle cuáles son los peligros y cuáles las precauciones que,  si se cumplen os permitirán disfrutar de un día perfecto de nieve y snowboard.

La Luz

¿Habéis oído hablar alguna vez de la “ceguera de la nieve” o la queratítis actínica? Pues si pensáis empezar con el snowboard, el esquí o cualquier otro deporte en la nieve  debéis tenerla muy en cuenta. Se trata de una quemadura, tal como se producen en nuestra piel los días en los que vamos a la playa sin crema con factor de protección (FP) pero se da en el interior del ojo como consecuencia de la radiación ultravioleta. Al igual que ocurre con las quemaduras en la piel, el primer signo de que nos estamos haciendo daño es el enrojecimiento de los ojos. Este enrojecimiento no pasará con el tiempo, no es un mero signo de cansancio ni se reduce con un colirio, al igual que ocurre con la quemadura dérmica, hemos dañado seriamente el ojo.

Soporte snowboard

Soporte de pared de diseño para tablas de snowboard marca Meollo

La nieve

Cuanta mayor sea la altitud en la que vamos a esquiar o practicar snowboard mayor será el índice de radiación y el peligro de sufrir quemaduras en la córnea. Además la nieve tiene un índice de refracción muy alto. ¿Qué quiere decir esto? El color blanco de la nieve hace que actúe a modo de espejo de los rayos ultravioletas procedentes del sol. La nieve tiene un albedo muy elevado llegando hasta un 80% .El albedo es, concretamente, el valor de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que incide sobre ella. Las superficies claras tienen valores de albedo superiores a las oscuras, y las brillantes más que las mates. Es decir, cuando miramos la nieve sin protección está llegando a nuestros ojos el 80% de la radiación proveniente del sol. Nuestros ojos estarán constantemente intentando protegerse pero por sí mismos no pueden soportar esta luminosidad durante tanto tiempo. De esto podemos deducir que las gafas de sol no sólo son recomendables cuando estamos sobre la tabla de snowboard sino también cuando estamos dando un paseo o en las cafeterías admirando las pistas de nieve.

Síntomas

Bien, ya la hemos fastidiado. Hemos ido a la nieve y notamos los ojos raros. ¿Qué síntomas nos pueden avisar de que quizá nos hayamos provocado una quemadura ocular? Generalmente los síntomas no son muy específicos y pueden confundirse con otras enfermedades como la conjuntivitis, hecho que nos puede llevar a ignorar las alarmas. Estad atentos si después de un día haciendo snowboard notáis en los ojos irritación, escozor, hinchazón, lagrimeo, enrojecimiento progresivo de la conjuntiva y, finalmente dolor intenso. Estos síntomas se deben a que el ojo ha sido dañado e intenta recuperarse de una lesión el la zona de la córnea y la conjuntiva, capas que constituyen la parte más externa del ojo. En caso de sentir alguna de estas molestias recomendamos dejar de hacer deporte y acudir a un oftalmólogo. La gran mayoría de estaciones de ski tienen una tienda de gafas en las que un profesional podrá mirarnos.

El agua  y los productos disueltos

Por diversas razones tales como el rozamiento producido por las tablas de snow y la pérdida de partículas, la presencia de plásticos y, en raras ocasiones, de productos químicos derivados de la fabricación y mantenimiento de las pistas de ski, el agua derretida y la nieve puede contener sustancias irritantes y peligrosas para nuestros ojos. Unas buenas gafas de snowboard nos ahorrarán problemas en casos de salpicaduras. La nieve por la que nos deslizamos no siempre es pura e inmaculada así que, mejor que no te entre en los ojos.

Prevención

El principal consejo que damos es que antes de ir a la nieve te compres unas buenas gafas específicas para hacer snowboard y deportes de mucha actividad. Las gafas de sol normales no son recomendables para los deportes intensos. Ni siquiera para las marchas porque, como os hemos indicado más arriba, la radicación se cuela por las partes laterales y abiertas de las gafas ordinarias pudiendo hacernos daño. Esas gafas que llevan los snowboarders, que a veces parecen propias de astronautas no son una moda, son una herramienta imprescindible.

No te pierdas nuestro post sobre tipos de gafas de snow y tipos de cristales. Hacemos un estudio detallado de las cualidades técnicas y materiales que se usan para fabricarlos. Por cierto ¿Conoces los soportes de pared de diseño para snowboard de Meollo? Échales un ojo, te van a encantar.

Soporte de pared horizontal para snowboard de diseños Meollo 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 4 =