Mejores lugares para hacer Skateboard en España

Cualquier guía para divertirse al máximo con el skateboard incita a viajar a California, cuna de este deporte, Berlín o Londres. Pero no es necesario salir de España para disfrutar de spots de calidad que nada tienen que envidiar a las rampas de otros países. Así que, mejor coger la tabla de su soporte, quitarle el polvo y salir a grindar. Esta lista hará un repaso de los mejores lugares del país para gozar al máximo sobre la lija.

A pesar de la reciente incorporación del skateboard como disciplina para los próximos juegos olímpicos, España dispone desde hace años de una importante cantera de deportistas y aficionados al patinaje en tabla. De ahí que cuente con unas infraestructuras tremendamente adecuadas para su práctica.

Ciudades como Madrid y Barcelona hacen gala de grandes skateparks fruto de la creciente demanda de espacios adecuados. Pero no son las únicas. ValenciaSevilla o el País Vasco se han unido con fuerza a la tendencia. Y eso sin contar las pequeñas instalaciones que se pueden encontrar en cualquier urbe de tamaño medio.

Pistas ‘indoor’ de iniciativa privada

En los primeros años, parecía que las administraciones locales tratasen de sacar a los patinadores de sus plazas públicas y, finalmente, acababan por construirles un discreto skatepark en algún suburbio. El tiempo dio la razón a los asiduos a este deporte hasta tal punto de convertirlo en un negocio rentable.

De este modo, en España ya hay iniciativas privadas que han desarrollado sus propios espacios cubiertos. Verdaderos parques temáticos para la práctica del skate dotados de todo lo que se pueda desear en instalaciones de este tipo. Especialmente cuando la climatología no acompaña en la calle.

Un claro ejemplo de ese movimiento es el Green Indoor Park de Barcelona, un parque multidisciplinar cubierto ubicado en Les Franqueses del Vallès que cuenta con 25 000 metros cuadrados de superficie para la práctica de hasta 25 disciplinas. Distribuido en varias zonas, la Freestyle City dispone de una superficie de 3000 metros cuadrados con área de rampas y halfpipes, todo tipo de boxes y railes, y hasta una gran piscina de espuma en la que aterrizar las maniobras más arriesgadas.

También a un paso de Barcelona está el Indoor L’Hastilla, en Hospitalet de Llobregat. Este lugar que antiguamente era una fábrica abandonada dispone de una amplia variedad de módulos de madera. Minihalf, planters, funbox…Todo lo necesario para disfrutar del skate en días de lluvia.

En pleno centro de Madrid se encuentra el Welcome Skatepark, unas completas instalaciones de madera con una amplia zona de street. O el 50 Project, cuya atracción estrella es el gran bowl de 19 metros de largo distribuido en dos alturas para grindar sin descanso.

El Inpark Valdemoro ofrece 400 metros cuadrados de minirrampas, wallrides, bordillos y planos inclinados para desarrollar el mejor potencial de cualquier skater. Mientras que Lanave, en Villanueva de la Cañada, es un sinfín de rampas de hormigón bajo techo entre las que perderse con una tabla.

Y en Pozuelo de Alarcón está el Hurricane Skate House, un espacio cubierto con dos pequeñas rampas en diferentes alturas y un espacio exterior dedicado al street skating.

El Four Tricks se encuentra en pleno centro de Valencia. Se trata de un único bowl en madera de nivel medio con coping metálico.

En la península de Zorrozaurre, a un paso del centro de Bilbao, está el Guretxoko, otro bowl de 25 por 6 metros en madera con curvas de distintos radios y un wallride de más de dos metros. Y a unos kilómetros de la capital vizcaína, en Vergara, está el Indoor Laino. Consta de un minihalf, wallrides y una zona de street con barandillas y planters.

Alicante también tiene su skatepark cubierto, el Picnic. Con más de 800 metros cuadrados, completa sus rampas y halfpipes, con escaleras y barandillas a distinto nivel para realizar todo tipo de trucos sobre la tabla.

En Mairena de Aljarafe, Sevilla, está el Wild House. En sus 1500 metros cuadrados de superficie de patinaje se puede encontrar de todo. Bordillos planos y en bajada, barandillas desde los dos metros de altura, funbox y hasta un foam pit.

El Indoor Life está en Santander. Es una nave de 500 metros con minihalf de dos alturas y un completo circuito de calle. Y también en el norte, en las afueras de A Coruña se encuentra el bowl de la escuela de skate Maroña, en madera con diferentes alturas y wallride.

Las islas Canarias no son ajenas a este deporte. Muy cerca de Arrecife, en Lanzarote, está el Extreme Center, un completo circuito de street con wallride, funbox, grindbox, quarters, barandillas y todo el equipamiento básico. Además, cuenta con un bowl de 12 por 9 metros en dos alturas y una rampa de 3 metros con caída a una piscina de gomaespuma.

Hay muchos más skateparks cerrados de todos los tipos y tamaños repartidos por la geografía española. Muchos de ellos están vinculados a otros negocios como tiendas o escuelas de patinaje, y algunos comparten espacio con instalaciones de bmx y otras disciplinas. Pero todos ellos tienen algo en común: ofrecen un lugar en el que disfrutar de la tabla aunque en la calle esté diluviando. Y lo hacen, por regla general, a unos precios muy accesibles. Pues la gran mayoría ronda los cinco euros por sesión.

Del soporte skateboard a disfrutar los ‘spots’ mejor valorados a cielo abierto

Con este aperitivo, no es de extrañar que la salud del patinaje en España sea excelente. Tanto que recientemente se ha creado el Comité Nacional de Skateboarding para tratar de reunir a su alrededor a los profesionales de este país en torno a campeonatos y seleccionar a quienes representarán a la bandera en los Juegos Olímpicos.

Y si en la modalidad indoor la lista y es inmensa, la cantidad de skateparks al aire libre que se distribuyen por la geografía nacional es aún mayor. Por eso, ahora es el momento de dejar vacío el colgador del skateboard y salir a probar los spots más valorados por sus usuarios.

Barcelona

Por su clima y sus instalaciones, la Ciudad Condal es la meca de los spots skaters en España. No solo por disponer en sus proximidades del mayor indoor del país, sino también por sus infraestructuras a cielo abierto. Una de ellas es el Skate Ágora Badalona. Suma más de 4500 metros cuadrados de superficie, de los cuales 1250 están íntegramente destinados al patinaje. Situado a orillas del mar Mediterráneo, sus asiduos pueden deslizarse por un completo circuito de street mientras contemplan unas vistas sin igual.

En Premià de Dalt está uno de los espacios más grandes de España. Su espectacular bowl está rodeado de rails variados y cajones en distinto nivel, escaleras, eurogaps, pirámides… Ningún aficionado que visite Barcelona se lo puede perder.

Madrid

La capital española tampoco se queda atrás en cuanto a infraestructuras para skaters. El parque de Arganzuela es uno de los mejor valorados de la lista. Fue inaugurado en el 2011 y cuenta con dunas, bowls, bordillos, barandillas en descenso y mucho más.

Ni mucho menos es lo único que se encontrará en Madrid para patinar. La ciudad está repleta de instalaciones como el Skateplaza de TetuánMadrid RíoArroyomolinos, el Caixa Forum, la Plaza de Hortaleza y muchos más spots.

Valencia

En el top de los lugares más adecuados para la práctica de este deporte también se hace un hueco el Polideportivo de Beteró. Aunque no es adecuado para principiantes, dado el nivel de sus rampas, consta de un pool gigante con islas intermedias y un cradel de gran envergadura.

Más céntrico, en pleno parque del antiguo cauce del río Turia, se encuentra el skatepark más concurrido de la ciudad. Halfpipes, cajones y barandillas completan el recorrido.

Sevilla

La ciudad más poblada de Andalucía tampoco podía quedar al margen de este listado. Y aunque sus instalaciones a cielo abierto no estén en el top 10 de las más conocidas en el territorio nacional, los skaters sevillanos también cuentan con rampas de nivel y circuitos callejeros bien diseñados en Plaza de Armas o en el parque Huevo de Colón.

Alicante

En el mismo Levante se encuentra el parque de La Nucia. De construcción bastante reciente, dispone de todo cuanto se puede pedir a una infraestructura de este tipo. Desde un completo circuito de street hasta dos piscinas a diferentes alturas para mayor o menor atrevimiento.

Málaga

El skatepark Rubén Alcántara es el lugar de referencia para los aficionados a este deporte en la ciudad de Málaga. Sus interminables ondulaciones ofrecen al skater la posibilidad de pasar un buen rato. Y las paredes de esta gran piscina alcanzan, en algunos puntos, los tres metros de altura.

Leioa

Estas instalaciones ubicadas en la provincia de Vizcaya tienen todo lo que un aficionado desea de un skatepark.Dos bowls de hormigón, uno más grande que el otro, con pool coping de metal para grindar a placer; todo ello flanqueado por un funbox central, barandillas, rampas a diferentes alturas y hasta un planter con escaleras.

Vitoria

Santa Lucía es el parque para skaters más reciente de la capital vasca. La variedad de sus instalaciones y la originalidad de su diseño innovador, totalmente integrado con elementos de naturaleza urbana, hacen del victoriano un spot de parada obligatoria.

Miranda de Ebro

Muy cerca del País Vasco, en la provincia de Burgos se encuentra el Miranda Skatepark. Aunque la zona de street pueda resultar algo pequeña, la piscina gigante hará disfrutar al más exigente sobre la tabla.

Santander

También en el norte de la Península, en Santander, hay un interesante parque plagado de dunas, quarters y alguna que otra barandilla que grindar.

La lista de spots es interminable en prácticamente todas las ciudades españolas. No obstante, hay que reconocer que no todo el mundo tiene acceso a diario a un skatepark. Son muchos los que hacen uso de los recursos del mobiliario urbano en sus respectivos barrios, haciendo honor así a los orígenes de este deporte.

En este caso, hay que tener en cuenta que muchos ayuntamientos disponen de normativas específicas contra el vandalismo y el maltrato de los bienes públicos. Por eso la máxima es patinar con respeto por los elementos y con cuidado de personas y mascotas que frecuentan las mismas plazas y calles por las que se rueda en monopatín.

Un buen colgador ‘skateboard’ prepara los mejores descensos en longboard

Y para quienes tienen un longboard colgado en el soporte de skateboard de sus habitaciones, también aquí dispondrán de un pequeño listado de los lugares más frecuentados de España para deslizarse.

A los apasionados de las tablas largas de poco les sirve lanzarse por las rampas de un skatepark al uso. Por eso los aficionados se concentran en otro tipo de lugares en los que disfrutar del freestyle y de descensos vertiginosos para hacer aflorar toda la adrenalina.

La Cuesta de Moyano, en el madrileño parque del Retiro, es un clásico para quienes buscan el máximo de emoción en la capital española. No obstante, este espacio verde también dispone de zonas llanas y pendientes menos pronunciadas en las que ir perfeccionando el estilo poco a poco.

Las curvas de Sa Calobra, en Mallorca, son uno de los spots más afamados en la práctica del downhill. Se trata de un descenso muy técnico al que hay que acudir preparados con protecciones y una buena dosis de experiencia.

En Barcelona, el spot a visitar con un longboard es el Montjüic. Sus bajadas no son del todo empinadas, pero cuentan con amplias zonas de curveo y algo de gravilla para derrapar. Y, lo más importante, no está muy frecuentado por coches.

La ruta entre Oviedo y Las Caldas consta de un descenso fácil y con una ligera pendiente de unos 15 kilómetros de recorrido. Al no requerir demasiada destreza, es una bajada ideal para iniciarse en esta disciplina.

El faro de Cullera, en Valencia, cuenta con un recorrido de 1,7 kilómetros con un desnivel de poco más de 100 metros junto a la playa. Mientras que el recinto de la Expo Universal de Zaragoza congrega a diario a decenas de patinadores para deslizarse por sus discretas, aunque divertidas, rampas.

En definitiva, España ofrece un sinfín de posibilidades para la práctica del skateboard, con instalaciones de gran consideración al alcance de cualquier aficionado, sin necesidad de desplazarse muchos kilómetros.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =