Historia del Bádminton

 


h
El bádminton es un deporte muy popular hoy en día, un deporte de raqueta jugado por dos jugadores (individuales) o dos pares (dobles), que toman posiciones en mitades opuestas de una pista de corte rectangular que está dividida por una red. La historia del badminton en España cuenta con una larga trayectoria en la que se notan grandes esfuerzos por ser reconocido como un deporte oficial. Considerado como uno de los deportes más rápidos entre los juegos de raqueta, los jugadores deben anotar o marcar puntos al golpear un volante con su raqueta, intentando que pase por encima de la red y que aterrice en la mihtad de la pista del oponente. Como una de las reglas del bádminton, el volante puede ser golpeado solamente una vez por cada lado antes de que pase sobre la red, no se le permite pisar o tocar la tierra de la pista. El volante (también llamado lanzadera) es un proyectil con plumas con propiedades aerodinámicas únicas que le hacen volar de manera diferente a las bolas utilizadas en la mayoría de los deportes de raqueta. En particular, las plumas crean una resistencia mucho mayor, haciendo que el volante se desacelere más rápidamente que una pelota. Los volantes tienen una velocidad increíblemente mucho más alta que la velocidad que adquieren las pelotas de otros deportes de raqueta. El bádminton también se juega al aire libre como una actividad recreativa ocasional, a menudo como un juego de jardín o de playa. Para competiciones y campeonatos, donde el deportista rinde más, exige un excelente estado físico: los jugadores requieren resistencia aeróbica, agilidad, fuerza, velocidad y precisión. Por otro lado, también es un deporte técnico, que requiere una buena coordinación motora y el desarrollo de sofisticados movimientos de raqueta, además de estrategias y buena mentalidad para poder afrontar el partido o levantarlo en caso de contar con desventajas. A continuación, se explicará el rigen e historia del badminton al igual que la historia delbádminton en España.

Sobre el volante, uno de los imprescindibles que caracterizan este deporte, a menudo, se le llama “pájaro” porque sus plumas recuerdan a uno de estos animales. Hoy en día, algunos modelos están hechos de plástico, pero los volantes de competición cuentan de 16 plumas reales. Los expertos afirman que los mejores volantes son aquellos hechos de plumas tomadas del ala izquierda de un ganso. Cabe destacar que el bádminton es actualmente un deporte olímpico que se juega en cinco modalidades distintas: individuales (ya sea femenino o masculino) y dobles. Se juega al mejor de 3 sets, se cumple el set al llegar a 21 puntos, con diferencia de dos puntos.

Origen

Es difícil determinar con exactitud cuando nació el bádminton o su antecesor. El bádminton, en cualquiera de sus variedades más remotas, era conocido en la antigüedad como una forma actividad física ya desde la Antigua Grecia hace más de dos mil años. Sin embargo, se verá un difícil reconocimiento de este deporte en las épocas más modernas.

En Japón, se jugaba a un juego relacionado, el llamado hanetsuki’ en el siglo XVI. Con frecuencia, este juego era jugado por las niñas para empezar el nuevo año, aunque el juego podía ser jugado por cualquier género en sus dos modalidades de juego. Así, debían intentar mantener el volante en lo alto tanto como fuera posible. Según la tradición nipona, se decía que, cuanto más tiempo el volante permaneciera en el aire, mayor protección gozarían los jugadores contra los mosquitos durante el próximo año.

También se considera que el bádminton es una versión moderna de un juego primitivo inventado en China, aunque no se han encontrado suficientes datos que lo corroboren. Para el año 1600, la gente en Europa, sobre todo en Francia, ya jugaba el ‘jeu de volant, un juego que utilizó una raqueta para hacer volar el proyectil o volante. No obstante, el origen definitivo del bádminton se centra en los nativos indígenas de la India, quienes disfrutaban de un juego muy similar anteriormente nombrado como ‘poona’. Cuando el ‘poona’ fue descubierto por los oficiales del ejército británico, no dudaron en transladarlo a Inglaterra, concretamente empezando por la región de Jolly Old England. El juego experimentó así un cambio de nombre a ‘Lawn Tennis con shuttlecocks’ (‘shuttlecock’ es lo que se traduciría como el volante). Así, los oficiales del ejército británico decidirían tomar la versión hindú de este juego, llevándolo de vuelta a Inglaterra en la década de 1860.

Historia del bádminton

 

Se puede establecer el bádminton moderno desde el poona en la India, un juego hindú de niños cuyo objetivo era ver cuánto tiempo un grupo podía mantener el volante golpeándolo con las raquetas de entonces, llamadas “battledore” o “paddles”. Sin embargo, “poona” no era un deporte competitivo, era un juego que se jugaba originalmente sin red, hasta que ‘poona’ paso a manos de los ingleses, convirtiéndose en un deporte competitivo entre los oficiales del ejército británico.

El nuevo deporte fue lanzado definitivamente en 1873 en Gloucestershire. El duque de Beaufort, fue uno de los pioneros de este deporte, puesto que lo empezó a practicar con regularidad en su finca campestre llamada “Badminton House”, un gran caserío en su posesión. Durante ese tiempo, el juego fue referido como “The Game of Badminton” tras una serie de modificaciones. Así fue como el nombre de su finca otorgó el nombre a este deporte en sus inicios. El primer libro inglés publicado sobre el tema en 1860, ya le daba el nombre actual titulado “Badminton Battledore, a New Game”. Por otro lado, Isaac Spratt, un distribuidor de juguetes de Londres, publicó un folleto aludiendo a este mismo nombre, aunque, por desgracia, no se pudo conservar ninguna copia. El juego fue un éxito y pronto se hizo popular entre la élite británica.

Una vez asentado en Inglaterra, se jugaría en casas de campo como una actividad recreativa para todos los nobles y personas de clase alta. El juego se jugó tanto en interiores como al aire libre en una cancha con una forma de reloj de arena. Se ha sugerido que esta forma inusual se desarrolló para que el juego se pudiera jugar en los salones victorianos, grandes habitaciones con puertas que se abrían hacia el interior a ambos lados. No obstante, fue más adelante, en el año 1901, cuando la pista oficial de bádminton se convirtió en rectangular.

Hasta 1887 el deporte fue jugado en Inglaterra bajo las reglas que prevalecían en la India.
A partir de esos años, los clubes de bádminton se empezaron a iniciar y a expandir en toda Inglaterra. En 1893, elbádminton había crecido hasta el punto de que catorce clubes se unieron para formar la Asociación deBádminton. Más tarde, cuando más países comenzaron sus propias federaciones, el nombre de esta institución se modificó y se añadió su origen, cambiando su nombre a Asociación de Bádminton de Inglaterra, una de las instituciones más poderosas en lo referente a este deporte. Esta institución fue primordial para la estandarización de las leyes, normas y reglas de este deporte y, además, realizó importantes acciones para organizar e iniciar el mundo de los torneos de bádminton. Así, pudo llegar a organizar el primer torneo del mundo en bádminton: el All-England Badminton Championship’.

Mientras que este nuevo deporte se extendía a otros varios países más, la necesidad de una junta directiva internacional se hizo evidente para aportar más fuerza aún. En 1893, la Asociación de Bádminton de Inglaterra publicó el primer conjunto de reglas de acuerdo con estas regulaciones. Además, nació otra de las instituciones más importantes en aquella época que ya repercutirían en todo el mundo: la Federación Internacional delBádminton (IBF). Actualmente, esta institución es conocida como Federación Mundial del Bádminton, la cual fue establecida en 1934 con Canadá, Dinamarca, Inglaterra, Francia, Holanda, Irlanda, Nueva Zelanda, Escocia y Gales como sus miembros fundadores. India se unió como un afiliado al poco tiempo después, en 1936. Esta institución, conocida en aquella época por las siglas BWF, ahora gobernaría el bádminton internacional y desarrollaría el deporte a nivel mundial. Poco tiempo después, surgiría otro gran motor para potenciar este deporte, la Asociación Americana de Bádminton (ABA), la cual se formaría en los Estados Unidos en 1936. Esta institución, se unió a la IBF en 1938 pero, en 1978, la ABA cambió su nombre a la Asociación de Bádminton de los Estados Unidos.

A medida que los mejores jugadores pasaban de jugar en jardines y salones a pistas de competición, naturalmente, querían competir con otros atletas de alto nivel. El ‘All-England’el primer campeonato, les proporcionaría esta buena oportunidad para poder darse a conocer más y para poder dedicarse profesionalmente en este deporte. En 1938, jugadores de otros países comenzaron a competir en este torneo. Una mujer estadounidense, Judy Hashman, ganó 17 títulos en este campeonato, la mayor cantidad vista en cualquier jugador en la historia.

Empezaron a aparecer más torneos y competiciones con un gran auge, fuerza y demanda, ya que el deporte continuó atrayendo a jugadores más competitivos. En 1939, Sir George Thomas donó la ‘Thomas Cup’, un trofeo que se otorgaría en el Campeonato Internacional de Bádminton para los mejores jugadores masculinos individuales. Para aquel entonces, el bádminton podía ser jugado por hombres o mujeres en la competición de individuales y dobles, y por equipos de dobles mixtos (hombre y mujer). Thomas fue un campeón británico de tenis de césped que cambió a bádminton y ganó 90 títulos de torneo durante 24 años. Thomas fue también el primer presidente de la IBF.

En 1949, la ‘Thomas Cup’ se convirtió en una competición de campeonato mundial para hombres como la ‘Davis Cup’ en tenis. En 1956, la competición ‘Uber Cup’ fue creada para mujeres, en honor a Betty Uber de Inglaterra, una de las mejores jugadoras de dobles de bádminton. Desde 1982, los campeonatos de equipos internacionales se han estado disputando cada dos años, coincidiendo años pares. En años impares, los deportistas profesionales compiten de forma individual para obtener premios y trofeos internacionales.

Aunque se originó en Inglaterra, el bádminton internacional ha estado tradicionalmente dominado por países asiáticos, aunque incluyendo también algún país de Europa como Dinamarca. China, Indonesia, Corea del Sur y Malasia están entre las naciones que han producido de manera consistente a los mejores jugadores, profesionales reconocidos mundialmente en las últimas décadas, y que han dominado las competiciones a nivel internacional, siendo China la más destacada en los últimos años. Independientemente de los premios y trofeos, la historia del bádminton ha sido siempre cosmopolita, reuniendo diversidad de países y culturas. A pesar de que se generó en el mundo clásico mediterráneo, con una destacada influencia hindú, Asia fue el continente que, realmente, abrazó el juego e intentó explotarlo al máximo en los últimos tiempos.

No obstante, y como bien se ha dicho anteriormente, el reconocimiento de este deporte en eventos internacionales ha sido un camino largo y complicado. Solo a mediados de los años sesenta se hicieron esfuerzos para incluir elbádminton en el programa olímpico. Primero, se empezó con un evento de varios juegos de exhibición y demostración para los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972. En esas fechas, se empezó a tener la esperanza y la creencia de que la etapa olímpica no estaría demasiado lejos. El evento de exhibición se celebró el 4 de septiembre en dos pistas en una sala de voleibol. Más de 3000 espectadores disfrutaron del partido en el único día que se jugó. Para aquel entonces, participaron 25 jugadores de 11 asociaciones miembro. Así, los australianos Rudy Hartono y Noriko Nakayamade ganaron los títulos de juego individual, mientras que Ade Chandra y Christian Hadinata de Indonesia y Derek Talbot y Gillian Gilks ​​de Inglaterra ganaron los dobles mixtos. En ese entonces, no había dobles femeninos.

El 24 de febrero de 1978 se formó un organismo paralelo denominado Federación Mundial de Bádminton. Así, trece asociaciones asiáticas y seis asociaciones africanas pasaron a constituir este nuevo grupo separatista del IBF. La división del IBF descarriló sus ambiciones para el bádminton en los Juegos Olímpicos. No obstante, no se tardó mucho para que posteriormente se diera una unificación de ambas partes. El 26 de mayo de 1981, IBF y WBF firmaron en Tokio un “Acta de Unificación”. Gracias a esta unificación, crecieron nuevamente las esperanzas para poder incorporar este deporte en el ámbito olímpico mundial. El presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, asistió al Campeonato Mundial de la IBF en 1983. El evento produjo algunas emocionantes exhibiciones de bádminton y terminó tan emocionado que estaba convencido de que el bádminton tenía un lugar en el programa olímpico.

Mientras tanto, aumentó el número de exhibiciones y campeonatos como el celebrado en Seúl en el año 1988, realizándose un evento mundial en el gimnasio de la Universidad Nacional de Seúl, sede del tenis de mesa. Treinta jugadores de ocho asociaciones miembros hicieron el viaje a Seúl. Los anfitriones tuvieron un buen recorrido con tres medallas de oro, cortesía de Hwang Hye Young (individual femenino), Kim Yun Ja y Chung So Young (dobles femenino) y Park Joo Bong y Chung Myung Hee (dobles mixto).

El momento tan buscado llegó el 5 de junio de 1985 en la 90ª Sesión del COI. Ese día, se declaró que el bádmintonpasaría a ser incluido unánimemente en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992. El 28 de julio de 1992, el sueño de millones de fanáticos del bádminton se cumplió. Barcelona vio participar a 178 jugadores de bádminton de 37 países en estos Juegos Olímpicos. La acción en el tribunal justificó todo el trabajo duro que se había llevado a cabo para traer el bádminton a los Juegos Olímpicos. Un partido de dobles femeninos de primera ronda entre Gill Clark y Julie Bradbury (Inglaterra) y Rosiana Tendean y Erma Sulistianingsih (Indonesia) fue tan impresionante que, según se informó en los medios de comunicación, la audiencia televisiva fue de 150 millones.
Sin embargo, no hubo ningún evento de categoría de “dobles mixtos” en los Juegos Olímpicos de Barcelona.

A lo largo de los próximos cinco Juegos Olímpicos, como en Atlanta (1996), Sydney (2000), Atenas (2004), Pekín (2008) y Londres (2012), el impacto del bádminton en los Juegos Olímpicos se hizo más fuerte, con una audiencia muy destacada, constantemente rompiendo récords. Mientras tanto, en 2005, IBF fue renombrado BWF (Badminton World Federation).

A partir de 1996 en Atlanta, se introdujo la categoría de dobles mixtos, haciendo del bádminton uno de los pocos deportes en los que hombres y mujeres compartían el campo de juego. Otro cambio importante fue el desempate por el bronce que, anteriormente, otorgaban a los semi-finalistas directamente.

Los Juegos Olímpicos de Londres en el año 2012 vio la introducción de la competición en grupo. El mismo formato se seguiría para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en el 2016, pero en el que se contaría con un empate después de la fase de grupos para evitar que los jugadores anticipasen a sus oponentes en la fase de eliminatoria. Así, Río ofrecería una gran etapa para este deporte ampliándose en Sudamérica. No hay duda de que la evolución e historia del bádminton en las últimas dos décadas se ha entrelazado con los Juegos Olímpicos.

Soportes y colgadores para bádminton

En Meollo ordenamos todos los utensilios de tu equipación de bádminton, para España y para todo el mundo.

Historia del bádminton en España

La introducción en España de este deporte internacional fue lenta, pero cargada de fuerza e ilusiones por parte de los pocos aficionados con los que se inició la práctica. Anteriormente, se practicaban juegos de características parecidas, pero no fue hasta el año 1970 cuando se instauró en definitiva como deporte oficial.

El bádminton apareció en España de una forma simple y casual, considerándose Vigo como la cuna delbádminton. Un grupo de amigos, en el año 1971, realizaban ejercicio físico en un polideportivo de esta ciudad. Un día, el director del gimnasio les enseñó unas curiosas raquetas con una peculiar pelota de plástico, materiales para el juego que por aquel entonces eran de mala calidad. Este director y profesor de INEF, llamado Luis Miró, había estado recientemente en Suecia. Allí, se encontró con aquellos misteriosos equipos deportivos, los cuales le llamaron la atención. Decidió adquirirlos a pesar de no saber cómo se usaban, prestándoselos a su grupo de amigos que acudía al centro polideportivo. Este hecho fue el que le daría una fama increíble a dicho lugar, ya que así pudo convertirse en el primer lugar en España que heredaría el ‘poona’ (como se ha dicho, la versión hindú).

Estos aficionados al gimnasio y a las pesas le darían una vuelta total al deporte de aquel entonces. Semanas después, José Luis Vila, buscó y fotocopio las normas de este juego. Rápidamente, este nuevo equipo empezaría a ponerlas en práctica. Se aplicaron unas reglas básicas sin entrar en complicaciones. Para empezar, se utilizaron pistas de menor tamaño que las actuales, una red bastante más baja y rudimentaria. En el mismo polideportivo, fue donde se empezó a llevar a cabo la primera competición interna y ligas entre los mismos socios. Los que desconocían este juego se interesaron más aún por este deporte.

Uno de los problemas en España fue aplicar las reglas oficiales al cien por ciento, ya que se estuvo un buen tiempo jugando con un reglamento flexible y más casero, no adecuado al de los ingleses.

Después de unos meses tras la incorporación en el polideportivo, un barco inglés atracó en Vigo. Unos marineros se pusieron en contacto con los socios del polideportivo, quienes habían empezado a practicar este deporte anteriormente. Estos ingleses pudieron enseñarles las reglas y normas definitivas que se estaban llevando a cabo en su país. Es de esta forma como, por medio de los ingleses, España pudo digerir las normas y aprender un poco más de la historia de este juego. Además, se dio a conocer la existencia de una de las instituciones más importantes de aquella época: la Federación Portuguesa de Bádminton. Así, la importancia de este deporte se vio claramente muy aumentada, ya teniendo las bases establecidas tanto en teoría como en la práctica.

Posteriormente, el progreso del deporte iba viendo sus frutos, realizándose el primer campeonato “Ciudad de Vigo”. Tras la creación del primer club de bádminton, el “Alerta” de Vigo, se le sumó el equipo gallego “Club del Mar San Amaro” dirigido por Agustín Rodríguez, en el año 1975. Tras esto, se inició el Campeonato Gallego de Clubes.

Este hecho sería uno de los más importantes para empezar a difundir al máximo este deporte. José Luis Villa, Luis Miró, Elia Rodríguez y María Luz Iglesias cobrarían, a partir de ahora, un papel muy importante en la posterior expansión. Vila y los hermanos Rodríguez pondrían todo su esfuerzo para que se pudiera reconocer este deporte con largas llamadas telefónicas, conversaciones, cartas y viajes.

Estos mismos jugadores pioneros de Vigo fueron los que comenzaron y se atrevieron con las primeras competiciones a nivel internacional. Así, se envió al primer equipo de 8 jugadores para poder disputar una competición en Lisboa, hecho que también sería de suma importancia para el futuro de este deporte.

Después del viaje a Lisboa, se empezarían a redactar los documentos necesarios para poder fundar la Asociación Gallega de Bádminton. Mientras tanto, el contacto con Portugal seguiría manteniéndose. Así, ellos mismos, animarían a España a competir en la Pluma de Oro, una competición que España desconocía hasta aquel momento. Roger Servais, secretario general de aquel, enseñaría a Vila la importancia de este campeonato.

Al año siguiente, España participaría en la Pluma de Oro que se celebraba en dicho año en Lisboa, enviando por primera vez un equipo español a un torneo de alto nivel. El resultado del equipo no fue del todo insatisfactorio ya que quedó penúltimo. No obstante, se llevó un premio que se valoraría más que un trofeo: ganancia de experiencia en cuestión de nuevas técnicas de juego y tácticas para los partidos.

Un año después, el Colegio Oficial de Profesores de Educación Física pudo establecer un contacto con la Asociación para poder establecer un cursillo del deporte. En un principio, sólo acudieron 20 personas, pero la iniciativa era inculcar el bádminton en las escuelas e institutos. Posteriormente, se repetiría esta iniciativa a la que se le sumarían más de 60 profesores de educación física de toda España.

España pudo participar por segunda vez en la Pluma de Oro, campeonato celebrado al año siguiente, pero en París. Se repitieron los resultados de la edición anterior. No obstante, seguiría creciendo el deporte y expandiéndose a nivel nacional. Así fue como la siguiente organización de la Pluma de Oro la llevaría a cabo España, uniéndose a la nueva revolución del bádminton.

La organización del torneo en España la llevaría a cabo el Círculo Mercantil de Vigo. Para entonces, la asistencia fue todo un éxito, participando once países. El campeonato pudo ser presenciado por el hermano del Presidente del Instituto Nacional de Educación Física, Manuel Hernández Vázquez, Vicente Belaguer y Antonio de Antionio.

Para aquel entonces, muchos desconocían este deporte. Se siguió potenciando su difusión. Esta vez, se puso en marcha un proyecto del Comité Español de Bádminton para que este deporte pudiera reconocerse en las instituciones deportivas del Estado. Así es como empezaron a formarse núcleos de gente aficionada a este deporte en toda España, aumentando la cantidad de exhibiciones y competiciones.

Una de las grandes hazañas para este deporte es que se consiguiera incorporar en la Federación Española de Tenis, gracias a Antonio Abad, subdirector general del Deporte de Competición. Para aquel entonces, José Luis Piñeiro era el presidente del reciente Comité Español de Bádminton. Más tarde, se consideró el bádminton dentro de una sección de la Federación Española de Pelota vasca.

A finales del año 1985, se pudieron firmar y aprobar exitosamente los estatutos para fundar y formar la Federación Española de Bádminton. Fue ratificada por el Consejo Superior de Deportes y, de esta manera, este deporte se separaría de otros o de otras secciones. Oficialmente, el bádminton se habría independizado de otros deportes y habría cobrado vida propia.

En el año 1986 se nombraría presidente de la Federación Española de Bádminton a Vila Piñeiro. Estuvo en el puesto durante un periodo de cuatro años, aunque, posteriormente, sería reelegido. Todos los esfuerzos darían sus frutos para que este deporte pudiera tomar importancia, convirtiéndolo en uno de los diez primeros deportes más practicados hoy en día. En resumen, los presidentes de la Federación Española de Bádminton a lo largo de la historia han sido José Luis Vila Piñeiro (1984 a 1997), Francisco Carracedo Arranz (1997 a 1999), Manuel Hernández Vázquez (1999 a 2004) y, actualmente, David Cabello Manrique.

A nivel nacional, la deportista profesional Dolores Marco ostenta el récord de campeonatos de España, con nueve títulos, el último de los cuales conseguido en el 2006. Por otro ladoen los últimos años, España ha tenido importantes resultados a nivel internacional. En el mundial de Birmingam en el año 2003, destacaron José Antonio Crespo y Sergio Llopis, que se clasificaron en octavos de final de dobles. También llegaron a participar en los Juegos Olímpicos de Atenas. En los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, destacó Yoana Martínez, la primera en conseguir la victoria en la historia de este deporte en España. En la actualidad, destaca Carolina Marín, una jugadora con una gran trayectoria en este deporte y que compite en la categoría individual femenina, la actual número uno del ranking de la BWF, dos veces campeona mundial en los años 2014 y 2017 y tres veces campeona de Europa en los años 2014, 2016 y 2017. Además, esta profesional ha sido campeona olímpica en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en el año 2016.

Actualmente, La Coruña es considerada la mejor provincia española en bádminton. Aunque España no es el país de origen del bádminton, cuenta con deportistas profesionales de un alto nivel, y bien reconocidos internacionalmente, consiguiendo buenos resultados en los mundiales de bádminton y marcando también en la historia del bádminton. Así es como este deporte de larga trayectoria ha marcado un hito en la historia, cobrando más fuerza de la esperada a sus inicios y con todo un futuro por delante en el mundo deportivo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + veinte =