Mochila para bicicleta

Si eres de aquellos que han decidido usar la bicicleta en su vida cotidiana, optando por un transporte que beneficia a tu salud y a la de todos ¡gracias y enhorabuena! Tu gesto está contribuyendo a que todas las personas podamos disfrutar de un aire más limpio. Cada pedalada es un granito de arena y aunque sea pequeño, todas las montañas están hechas de pequeños granos. Si ya has elegido tu bicicleta para la ciudad, te ayudamos a ello en nuestro post sobre bicicletas urbanas, y si no te has decantando por una cesta para bicicleta, tal como te contamos aquí, quiere decir que prefieres una mochila para tus desplazamientos diarios con la bici. Sin duda, es una opción muy práctica y versátil, que te ofrece mucha comodidad, pero a veces puede ser un auténtico caos elegir la mejor mochila para bicicleta.

¿Cómo elegir la mejor mochila para bicicleta?

En primer lugar, hemos de preguntarnos por el uso que le vamos a dar, tanto a nuestra bici como a la mochila misma. Si somos ciclistas activos que suelen usar la bicicleta a diario cargando pesos medios (libros, ordenadores, agendas…etc) o si somos ciclistas esporádicos a los que, además, nos gusta la moda y queremos usar la mochila también en otros ambientes. A ello hay que añadirle un factor fundamental: el clima. Ya os hemos contado en numerosas ocasiones en nuestros posts sobre ciclismo que, a la hora de elegir nuestra bici y sus complementos hemos de tener muy en cuenta las condiciones climáticas predominantes en la zona en la que vivimos ya que una elección incorrecta puede hacer más incómoda y, sobre todo, más peligrosa la conducción.

Soporte de pared para bicicleta Meollo

Mochilas de transporte urbanas

A la hora de elegir la mejor mochila para bicicleta hay que distinguir, primero, entre las mochilas de transporte para objetos pequeños y las mochilas de hidratación, de las que hablaremos más abajo, y que están diseñadas específicamente para fines de entrenamiento.

Impermeabilidad

Si vas a usar tu mochila todos los días para llevar tus materiales de estudio u oficina, vas a necesitar una mochila grande y segura que tiene que cumplir un mínimo de requisitos. En primer lugar, la mochila para bicicleta ideal debe ser impermeable. Aunque vivamos en zonas con climas apacibles, a lo largo del año siempre podemos encontrarnos con lluvia o nieve, lo cual es peligroso si llevamos dentro de la mochila aparatos electrónicos, como nuestra tableta, movil o portátil y papeles. Nadie quiere que sus apuntes de la universidad o su agenda de trabajo acaben empapados. Así que, si bien los ojos se nos van a ir hacia materiales estéticamente más agradables, para los ciclistas habituales recomendamos los materiales impermeables.

Soporte de pared para bicicleta Meollo

Protección

En segundo lugar, para aquellas personas que lleven objetos frágiles, es necesario tener en cuenta a la hora de elegir la mochila para ciclismo su acolchado y su sistema de protección. A veces, buscando ligereza y una pieza que no abulte mucho, elegimos mochilas sin la adecuada protección y a la larga nos damos cuenta de la mala elección. Sin embargo, una mochila bien acolchada no sólo es recomendable para proteger nuestros aparatos electrónicos sino para protegernos a nosotros mismos. Ante una caída ese material puede servirnos de amortiguación y evitar lesiones en la espalda. No han sido pocos los casos en los que mochilas de buena calidad han salvado a los ciclistas de golpes que podrían haber sido más serios.

Protectores de espalda para mochilas de ciclismo

De hecho, si queremos añadir un plus de seguridad a nuestra conducción diaria, podemos incorporar a nuestra mochila un protector de espalda específico. Estos accesorios protegen la columna vertebral y disipan la fuerza de los impactos. Los hay de dos tipos: genéricos y específicos de cada marca. Los genéricos pueden adaptarse a cualquier mochila y los otros están adaptados a cada marca. Otra opción interesante, son los protectores de espalda integrales para ciclistas como el siguiente que ofrece cobertura integral para la columna.

 

Ligereza

En tercer lugar, hemos de buscar una mochila que no suponga una carga de sobrepeso para nuestro cuello y espalda y no dificulte la marcha y el equilibrio. En este sentido, la ligereza de los materiales es fundamental. En el mercado abundan modelos de mochilas que atienden más a la estética que a la moda. Pero si os compráis una mochila hecha de denim (el material de los vaqueros) y se os moja bajo la lluvia, os aseguramos que os vais a acordar de este consejo. Es mejor elegir materiales técnicos diseñados específicamente para aportar ligereza.

Resistencia

En cuarto lugar, es importante que una mochila para ciclistas que realizan este deporte diariamente ofrezca calidad y resistencia ya que estará sometida constantemente a movimiento y vibración. A veces olvidamos este punto y no han faltado los casos en los que el asa de la mochila se ha roto en medio de la calle, con el peligro que ello conlleva para el ciclista. Os recordamos que antes de salir a la calle comprobéis que la mochila esta en perfectas condiciones y que evitéis, por vuestra seguridad, llevar equipamiento envejecido.

Soporte de pared de diseño para bicicleta Meollo

Compartimentación

En último lugar, resulta interesante que nos fijemos en que el modelo de mochila elegido tenga un compartimento específico para la cadena de la bicicleta. Este pequeño detalle añade calidad y nos ayudará en el día a día evitando que manchemos el resto de objetos con la cadena o que tengamos que llevar una bolsa de plástico. Prestad atención a que el bolsillo específico sea impermeable y esté separado del resto de la mochila por un material resistente ya que durante la marcha los componentes de metal lo podrían perforar.

Con estos consejos, podréis distinguir mejor entre las múltiples marcas y estilos del mercado.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =